Publicidad

Lesión medular

El primer exoesqueleto pediátrico del mundo es español y la EMA lo comercializará

El primer exoesqueleto infantil del mundo se ha diseñado en España y la Agencia Española del Medicamento ha avalado su comercialización internacional.

Álvaro nació con una lesión medular, pero gracias al diseño de un exoesqueleto puede ponerse de pie y tener movilidad con la esperanza de poder caminar. Se trata del primer exoesqueleto pediátrico del mundo y tiene sello español. Álvaro lo usó por primera con tres años y ya ha cumplido diez y el exoesqueleto está listo.

La familia de Álvaro ha viajado por todo el mundo buscando soluciones y financiación hasta haber encontrado en España esta ayuda después de 8 años. La doctora en Ingeniería Industrial, Elena García, ha explicado que el objetivo es que el exoesqueleto llegue "a todos los hospitales de España y que lo puedan utilizar todas las familias".

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha autorizado su comercialización internacional, por lo que 17 millones de niños y niñas en todo el mundo podrán tenerlo. En una entrevista con Antena 3 Noticias, la madre de Álvaro, Ana García, cuenta que "ha sido un camino largo, ha merecido mucho la pena".

Víctor es otro niño de seis años con una lesión medular hacía deporte, pero siempre sentado. Ahora ya podrá hacerlo de pie gracias a este diseño de exoesqueleto.

La artrofia muscular puede afectar a la respiración

La atrofia muscular produce problemas respiratorios y Álvaro ya los sufrió cuando era más pequeño. Dada la situación provocada por la COVID-19, que incluso puede producir casos graves de neumonía, entre los médicos y los padres decidieron que "el riesgo no valía la pena", por lo que permanecen en casa. Sus padres teletrabajan mientras él asiste al colegio telemáticamente.

Una de las complicaciones, para ellos, ha sido un esguince que se hizo Álvaro en diciembre que le impidió caminar durante meses "algo que para nosotros es muy importante". Además, el anterior modelo que usaba se le empezaba a quedar pequeño, pero aunque todavía está en preparación, el modelo que le servirá ya está casi listo para soportar su peso.

Álvaro dice que no nota el peso y su madre cuenta que para ellos es muy cómodo.

Salió adelante con donaciones

Ana García, muy emocionada, ha explicado que gran parte de la financiación del exoesqueleto ha sido gracias a las aportaciones de gente anónima que "ha puesto su granito de arena". García explica que, aunque muchos le decían tras su donación "10 euros no dan para mucho", esos 10 euros han contribuido al primer exoesqueleto pediátrico del mundo. Incluso García ha narrado que mucha gente les escribía desde las redes sociales cosas como "me ha devuelto esto Hacienda y no me lo esperaba" para dárselo a ellos.

Publicidad