Alzheimer

Hurgarse la nariz podría incentivar de manera tardía la aparición del Alzheimer

Tras realizar el experimento con ratones en Australia, se quiere llevar a el estudio con humanos para saber si las bacterias siguen el mismo patrón en ambas especies.

Hurgarse la nariz podría ralentizar la aparición del Alzheimer

Hurgarse la nariz podría ralentizar la aparición del Alzheimer Pexels

Publicidad

Desde siempre se ha dicho que hurgarse la nariz está feo e incluso es antihigiénico, pues supone un punto de entrada rápido para los virus que se pueden contener en las manos. Sin embargo, un estudio realizado en Australia ha revelado que hurgarse la nariz puede incentivar de manera tardía la aparición de enfermedades como el Alzheimer.

'Chlamydia pneumoniae', como se llama el estudio, puede infectar el sistema nervioso central "a través de los nervios olfatorio y trigémino y contribuye al riesgo de enfermedad de Alzheimer", según recoge la revista científica 'Scientific Reports'. Además, en el análisis, realizado en un primer momento con ratones, examinó la capacidad de las bacterias para poder viajar a través de las fosas nasales hasta el cerebro.

A través de estos roedores se pudo comprobar la facilidad y rapidez con la que las bacterias pueden alcanzar el cerebro. Según el estudio, la Chlamydia pneumoniae "es un patógeno del tracto respiratorio, pero también puede infectar el sistema nervioso central (SNC)". Además, la conexión entre una infección por este tipo de bacteria en el sistema nervioso central y el desarrollo de demencia de inicio tardío es "cada vez más evidente".

"Vimos que esto sucedió en un modelo de ratón, y la evidencia también es potencialmente aterradora para los humanos", aseguraban los investigadores.

Asimismo, los investigadores han demostrado que "la infección del SNC ocurre semanas o meses después de la inoculación intranasal", momento en el que empieza a desarrollarse el Alzheimer. "La infección por 'Chlamydia pneumoniae' también resultó en la desregulación de vías clave involucradas en la patogénesis de la enfermedad de Alzheimer a los 7 y 28 días después de la inoculación", añadieron.

Experimento con humanos

Por ello, para poder desarrollar en un futuro nuevos tratamientos y determinar exactamente los posibles causantes, los investigadores realizaran el mismo experimento con humanos. Con ello se quiere determinar si las fosas nasales humanas son igual de fáciles, que la de los ratones, para las bacterias. "Necesitamos hacer este estudio en humanos y confirmar si la misma vía funciona de la misma manera", han afirmado a través de un comunicado de prensa.

St John, director del Centro Clem Jones de Neurobiología e Investigación de Células Madre en la Universidad Griffith, Australia, agregó que son conscientes de que las mismas bacterias que investigan "están presentes en los humanos, pero no hemos descubierto cómo llegan allí".

Publicidad