La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios ha advertido de que algunos desfibriladores externos automáticos de la marca Telefunken carecen de garantías de seguridad, eficacia y calidad, por lo que recomienda que no se adquieran ni utilicen.

Según la AEMPS, se trata de tres modelos fabricados por la empresa holandesa antes del 18 de julio de 2016, que tienen "un marcado CE falso".

Por ello, Sanidad ha recomendado que, en el caso de que se tenga uno de estos aparatos, se cambie por otro con un certificado CE válido.

La AEMPS detalla que los productos citados obtuvieron la certificación del Organismo Notificado Checo ITC en julio de 2012, pero este fue suspendido el 18 de julio de 2016 y, posteriormente, retirado.

Sanidad insiste en que sin el certificado de válido, un fabricante no puede poner sus productos en el mercado. El distintivo CE certifica la conformidad del producto con los requisitos de seguridad, eficacia y calidad establecidos en la legislación y debe figurar en el etiquetado y en el prospecto del producto, junto con el número de identificación del organismo notificado que ha evaluado su conformidad..