Elecciones Brasil

Pedro Sánchez muestra su apoyo a Lula da Silva: "Es el momento de abrir la puerta de la esperanza"

El presidente del Gobierno español ha mostrado abiertamente su apoyo al líder del Partido de los Trabajadores, que este domingo se batirá en las urnas con el actual presidente brasileño.

Pedro Sánchez anuncia que el IVA del gas bajará del 21% al 5%

Pedro Sánchez anuncia que el IVA del gas bajará del 21% al 5% EFE

Publicidad

A tan solo días de la celebración de la segunda vuelta electoral en Brasil, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado públicamente su apoyo a Lula da Silva.

"Quiero enviar todo mi apoyo a Lula en esta elección decisiva para el porvenir de una tierra tan unida a España", ha expresado Sánchez a través de un vídeo publicado en Twitter, donde ha pedido el apoyo para el candidato del Partido de los Trabajadores, el más votado en la primera vuelta, que se enfrentará este domingo al actual mandatario brasileño, Jair Bolsonaro.

"Brasil es la mayor economía de Iberoamérica y su voz es imprescindible ante los grandes desafíos globales que nos unen. Una voz de apertura al mundo y no de desconfianza. De ilusión y no de miedo. De compromiso con la igualdad y no de aceptación de esa desigualdad", ha destacado el presidente español, quien ha asegurado que el triunfo de Lula en los comicios generales sería el de todos "los progresistas del mundo".

A tan solo 4 días de la segunda vuelta electoral

El último encuentro que ambos mandatarios tuvieron se produjo hace ahora casi un año, concretamente el 19 de noviembre. La reunión se enmarcó en la gira que el líder del Partido de los Trabajadores realizó por varios países europeos, donde mantuvo contactos con diferentes líderes socialistas de Europa.

Ahora, casi un año después de esa gira, los brasileños, en medio de un clima de polarización máxima, deberán decidir en las urnas quién estará al frente de la presidencia durante los próximos años. El pasado 2 de octubre, Luiz Ignacio Lula da Silva obtenía más del 40% de los votos, frente al 43% de Jair Bolsonaro, y se quedaba a poco más de un 1% para convertirse directamente en el nuevo presidente del país, cargo que ostentó entre 2003 y 2011, antes de ser envuelto en un escándalo de corrupción.

Publicidad