Las aguas turquesas y playas de aspecto arenoso hacen que este lago en Siberia parezca un paraíso. Pero, en realidad, el lago es un vertedero de residuos químicos.

Un reciente informe del New York Times destaca cómo el pintoresco lago, en realidad un sitio de desechos artificiales para la planta eléctrica de calefacción y la estación eléctrica número 5 en las afueras de Novosibirsk, se ha convertido en un éxito para los influencers de Instagram que posan para las fotos.

Los usuarios de las redes sociales incluso han apodado al sitio como 'Las Maldivas de Novosibirsk', informó el Times.

Siberian Generating, el operador de la planta, agregó que reconoció que el sitio se había convertido en una "estrella de las redes sociales", pero destacó que el agua no es venenosa. "El nivel de radiación es normal", informó el trabajador.

"El lago tiene este color debido a las sales disueltas de calcio y otros óxidos metálicos en el agua, así como a un alto pH", concluyó.