Cuatro senadoras demócratas a las que el presidente de Estados Unidos pidió que se fuesen del país, denuncian sus declaraciones.

Las senadoras estadounidenses han respondido asegurando que su condición racial representa a gran parte de la población de Estados Unidos y que las declaraciones de Donald Trump son más acordes a las de un "supremacista blanco" ya que se "se burla de la constitución". Por ello, piden que se procese al presidente estadounidense.

Este se defiende asegurando que nunca las mencionó y que las ve "infelices".

Además las redadas contra inmigrantes indocumentados continúan en el país. Los ciudadanos piden que estas finalicen y el cierre de los campos de concentración contra inmigrantes. Solo en la ciudad de Nueva York durante la protesta ha habido más de 40 detenciones.