La lluvia provocó inundaciones en la turística localdiad de Pescara. Mientras, en Tortoreto las fuertes lluvias sorprendían a los bañistas en plena playa, que corrían en busca de refugio para protegerse de sombrillas y hamacas que volaban por los aires.

En el norte del país pudieron verse espectaculares imágenes en el mar tras formarse una manga marina debido al contraste de las temperaturas. Árboles derribados, decenas de casa afectadas y coches dañados son algunas de las consecuencias más palpables de estas tormentas.