#VerificaA3N

Así de fácil es engañar sobre el coronavirus y sus terribles consecuencias

Un usuario de Twitter ha logrado demostrar lo fácil que es engañar sobre este virus que atemoriza a medio mundo.

Publicidad

Son muchos los bulos sobre el coronavirus que se están expandiendo tan rápido como la denominada 'neumonía de Wuhan'. Un usuario de Twitter ha logrado demostrar a todos sus seguidores lo fácil que es engañar sobre este virus que atemoriza a medio mundo.

"El post de hoy os sorprenderá. Diréis que me he vuelto loco, pero lo he pensado mucho antes de escribir esto. Por favor leedlo hasta el final, os voy poniendo links para que veáis que no miento. Y compartidlo, por favor, que salga la verdad. Es sobre el Coronavirus. Dentro hilo", este es el primer tuit de un hilo que no ha dejado indiferente a nadie.

Comienza asegurando que viaja mucho a China por trabajo, por lo que conoce muy bien el país. "He estado en Wuhan muchas veces, está a 4 horas en tren de Shanghai. Al salir de la estación de Hankou está el Huanan Wet Market. Ahí lo típico es lo que llaman "sabor salvaje" (ye wei, 野味 en Chino), y puedes encontrar de todo desde zorros a serpientes o castores. Ahí surgió el Coronavirus. Por lo que me dicen amigos chinos, fue un puesto de pescado, que vendía serpiente, que se usa para hacer sopa (foto mía abajo). El resto ya lo sabéis", cuenta.

Tras dar estos datos, cambia radicalmente de tema y recuerda que hace un año "China suprimió la política de hijo único", debido al problema de superpoblación que padece el país. "La política de hijo único no frenó la población. Como podéis ver en la gráfica, esa política era sólo fachada, y la población subía. Con la llegada del bienestar, a China le urge reducir su población, para ser menos y más ricos. Sea como sea", señala.

Tras esta explicación, vuele a Wuhan, calificado como "uno de los '3 hornos', las tres ciudades más calurosas de China", siendo así "el entorno ideal para un virus". "Claramente, un virus aparecido en Wuhan correría como la pólvora: es una ciudad del tamaño de Nueva York, con clima asfixiante, y trenes que la conectan con todo el país", informa el tuitero.

En Wuhan se encuentra también "el mayor laboratorio de bioterrorismo de China", afirma. "Vale, ahora pensáis que me he vuelto loco. Pero seguid leyendo, por favor", así anima a sus seguidores a que no se pierdan nada de su hilo.

"El Coronavirus es mucho más jodido: tiene un período de incubación silenciosa de 14 días, lo cual hace presuponer un R0 mucho mayor. De momento la OMS no se moja, pero están intentando calcularlo", explica Dani Sanchez-Crespo, comparando así el SARS con el virus que tiene alerta a casi todo el mundo.

El tuitero explica que el "SARS de 2003 apareció en Guangdong, a 4 horas en tren al sur de Wuhan". Se trata de una "región calurosa y superpoblada", lo que la convierte en un "lugar ideal para lanzar un virus y reducir la población". "Y pensaréis: joder, si esto fuese cierto, el resto del mundo habría hecho algo al respecto", reflexiona.

"Urbani murió de SARS, en Bangkok. Una enfermedad que conocía a la perfección, y que sólo tenía una mortalidad del 10%. Raro, no? Parece como si alguien quisiera sacarse de encima a quien podía revelar el secreto y parar el virus", relata

"No me creéis? Y si os digo que el Coronavirus tiene vacuna? Desarrollada en su día para contener el SARS, una vez saliese de China. Y lista para actuar esta vez. Aquí la tenéis: Esa vacuna ha sido desarrollada entre otros por el Pirbright Institute, que son los que en su día se cargaron la Peste Bovina, o sea que saben de qué hablan. Le darán esta vacuna a los Chinos? Lo dudo mucho", señala.

Tras dar toda esta alarmante información, el tuitero suelta su última bomba: "Me lo he inventado todo. TODO". "He tardado 90 minutos en preparar este post con corta y pega de noticias de Internet. No he estado en Wuhan en mi vida, y evidentemente me sabe fatal lo que está sucediendo en China, un país que me encanta y donde tengo amigos", asegura el tuitero para sorpresa de todos su seguidores.

"Con este post quería demostrar una cosa: lo fácil que es engañar en la era de la sobredosis informativa. Basta elegir hechos cuidadosamente, omitir informaciones clave, y crear una apariencia de credibilidad", asegura

Publicidad