TEMPERATURAS POR ENCIMA DE LOS 40 GRADOS

Alerta en Europa por la ola de calor, donde decenas de países sufren las altas temperaturas

Europa sufre unas temperaturas especialmente altas por la ola de calor. Reino Unido ha vivido el día más caluroso del año y en París han prohibido circular al 60% de los vehículos a causa del aumento de la contaminación por el calor.

Publicidad

El Reino Unido registró este sábado el día más caluroso de 2019, con temperaturas de hasta 33 grados que seguirán subiendo, previsiblemente, durante la tarde en el sur de Inglaterra, según la Oficina Meteorológica del país.

En plena ola de calor en Europa, los termómetros marcaban en el aeropuerto londinense de Heathrow y otros puntos del oeste de Londres 33 grados centígrados. Los meteorólogos han advertido de que prevén que el calor aumente durante la tarde hasta, al menos, los 34 grados.

La temperatura récord de este sábado superó a la del viernes, cuando el calor llegó a tocar los 30 grados en Achnagart, en la zona de las Highlands. El récord como día más caluroso en este país se registró en junio de 1976, cuando se llegó a los 35 grados.

La Met Office ha emitido una alerta por tormentas en algunas partes del norte de Inglaterra y en el sureste de Escocia para la tarde del sábado. En cuanto al domingo, los expertos han anticipado temperaturas "más frescas" por todo el país, con vientos del oeste.

Mientras, Francia alcanzó este viernes su récord absoluto de altas temperaturas con los 45,9 grados centígrados registrados en Gallargues-le-Montueux, localidad del sur del país que se encuentra bajo la alerta roja.

Esos 45,9 grados fueron detectados por la agencia meteorológica Méteo France a las 16.21 hora local (14.21 GMT). La primera máxima histórica se registró a las 13.48 hora local (11.48 GMT), con los 44,3 grados en la localidad de Carpentras, también en el sur.

El récord precedente tuvo lugar el 12 de agosto de 2003, fecha en la que en el departamento meridional de Gard se llegó a los 44,1 grados, en el marco de una ola de calor que dejó cerca de 15.000 muertos.

Este nuevo episodio está considerado por las autoridades "excepcional" por su intensidad y por su precocidad para un mes de junio. Los servicios meteorológicos franceses anunciaron este jueves la activación por primera vez en el país de una alerta roja por calor en cuatro departamentos del sureste, incluido el de Vaucluse, en el que se encuentra Carpentras, en los que podría llegarse a los 45 grados.

La ola de calor llevó este viernes a que 4.000 escuelas hayan debido cerrar o variar su funcionamiento para una acogida de los alumnos "adaptada o de urgencia", según indicó el primer ministro, Édouard Philippe.

El calor y las altas presiones han provocado igualmente que la contaminación haya alcanzado niveles elevados en muchas ciudades francesas, ante los cuales han entrado en vigor medidas de restricción circulatoria en París, Lyon, Marsella, Estrasburgo, Grenoble y Annecy.

La ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, hizo un llamamiento este viernes para que toda la población, no solo los colectivos más vulnerables, extremen las precauciones, aunque recordó que, respecto a 2003, el país está "extremadamente bien preparado" para afrontar esta canícula.

La ola afectó también a Italia, donde Bolzano, Florencia, Frosinone, Latina, Perugia y Roma están en alerta por las altas temperaturas.

De momento en Italia se cuentan tres muertes, las de dos ancianos y una persona sin hogar, que podrían estar vinculadas al intenso calor y que se registraron en las regiones de Lombardía, Marche y Veneto. Pero son muchas las llamadas a urgencias de personas que se han sentido mal debido al fuerte calor en toda Italia, donde el Ministerio de Salud mantiene sus consejos de evitar salir de casa en las horas de más calurosos sobre todo dirigido a los niños y ancianos.

En Alemania, sin embargo, la jornada del viernes fue de tregua después de que el miércoles se alcanzaran las máximas históricas medidas en un mes de junio: los 38,6 grados de Bad Muskau, en el este del país. Las previsiones para el territorio alemán rondaban los 30 grados para esta jornada, aunque las predicciones para el próximo domingo indicaban que podrían volver a alcanzar valores récord en torno a los 39 grados.

En Grecia las autoridades seguían sin hablar de ola de calor, a pesar del aumento de las temperaturas en los últimos días hasta alcanzar de forma puntual los 37 grados, que consideran normal para esta época del año.

Desde Ginebra la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sigue las mediciones de estaciones de todo el continente y constató que las temperaturas en Europa central están entre 3 y 6 grados centígrados por encima de la media de largo plazo. Y una portavoz de la organización indicó que si bien las olas de calor se van observando con más y más regularidad en los veranos, lo que hace diferente a la que está ocurriendo ahora es lo pronto que ha llegado.

Publicidad