Publicidad

ENTREVISTA EN ESPEJO PÚBLICO

Sonia Castedo, entre lágrimas: "De mí dirán que soy una corrupta, pero no tiene solución"

La exalcaldesa de Alicante se ha comparado con Rita Barberá, en cuya muerte de "pena y de tristeza" se ha colaborado "entre todos".

Alba Gómez Varela | Madrid
| 12.11.2017 13:11

Sin pelos en la lengua, directa, combativa y con un alto grado de consideración sobre sí misma, Sonia Castedo fue durante seis años alcaldesa de Alicante, aunque dedicó casi media vida a la política municipal. Esta carrera política se comenzó a truncar con sendos casos de corrupción, Rabasa y Brugal, cuando salió a la luz su estrecha relación con Enrique Ortiz, que le llevó al banquilla imputada por diferentes delitos como blanqueo de dinero. El empresario, por su parte, reconoció en Espejo Público que realizó regalos a la alcaldesa.

A pesar de que en 2011 consiguió el mejor resultado para el PP en la ciudad, el partido la dejó tan de lado que hasta Mariano Rajoy esquivó una fotografía con ella. Sin embargo, aunque ella se resistía a mancharse, lo hizo y lo anunció a través de Facebook.

"Entre todos se ha provocado que Rita muriera de pena y de tristeza"

Después de esta trayectoria, Sonia Castedo ha roto su silencio en una entrevista en Espejo Público, en la que se ha sincerado y ha reconocido que la muerte de Rita Barberá le hizo llorar porque pensaba que "podía llegar antes o después" y se sintió "muy impotente". "Entre todos se ha provocado que Rita muriera de pena y de tristeza", ha sentenciado, y ha tildado de "miserable" que Unidos Podemos saliera del hemiciclo en el minuto de silencio.

Tras compararse con Rita Barberá y lo que podría pensar de ella la opinión pública, Castedo ha lamentado entre lágrimas que la gente puede pensar de ella que es "una corrupta", lo que le parece "muy injusto, pero no tiene solución". Por ello, ha recordado que el caso Rabasa está archivado pero "para la gente siempre seré una corrupta".

"A mí jamás se me ha acusado de llevarme nada"

También ha explicado que desde el partido la reunión en Madrid para preguntarle qué pensaba hacer porque su caso era muy mediático y ella les comunicó que no se preocuparán porque había tomado ya la decisión que beneficiaría al PP, lo que era irse como alcaldesa pero ella decía cuándo: "Tu nombre es una lacra en muchos aspectos y no todo el mundo se atreve a tener de compañero de viaje una lacra".

"A mí jamás se me ha acusado de llevarme nada", ha reiterado y ha señalado que "el gran problema" fueron sus conversaciones con Ortiz, en las que "no hay nada delictivo". Además, ha indicado que su relación con el empresario es la "misma" que tenían antes, aunque no quieren que le vean con él.

Publicidad