120.00

Publicidad

Ley de libertad sexual

Podemos insiste en que sufre ataques machistas y el ministro de Justicia responde que han "afinado el proyecto"

La polémica no cesa. El ministro de Justicia ha querido rebajarla, dice que se siente orgulloso de formar parte de un gobierno feminista. Pero Podemos sigue viendo "machotes" contra su proyecto.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha reivindicado el trabajo desarrollado por su departamento para afinar el borrador de anteproyecto de ley de libertad sexual impulsado por el Ministerio de Igualdad que dirige Irene Montero, pese a que ése era ya un "buen texto". En declaraciones a los medios de comunicación tras asistir a un desayuno informativo protagonizado por el cabeza de lista de los socialistas gallegos a las elecciones del 5 de abril, Gonzalo Caballero, Campo ha enmarcado las críticas que ha recibido desde los ministros de Unidas Podemos al hecho de que Justicia, como Hacienda, es un departamento que resulta "antipático" cuando se pone "tiquismiquis" a la hora de mejorar leyes para que sean "lo más perfectas posibles". Los de Pablo Iglesias culparon a Campo de estar bloqueando la aprobación de este anteproyecto de ley e incluso en el Senado el vicepresidente segundo estalló contra el ministro señalando que detrás de las "excusas técnicas" al borrador de la ley se escondía mucho "ministro frustrado".

El trabajo del Ministerio de Justicia con todas las leyes

Campo, como hiciera en su momento, ha negado que desde su departamento se haya bloqueado esta ley. "Lo que ha habido son los procesos ordinarios de mejora", ha explicado, refiriéndose al proceso que se abre cuando un departamento ministerial toma una iniciativa legislativa y hasta que el texto recibe el visto bueno definitivo de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios y salta al Consejo de Ministros. No obstante, ha reconocido que en este caso ese proceso de maduración interna de una norma en el seno del Gobierno "ha tenido una proyección pública que quizás no ha sido deseada por nadie y que evidencia que un gobierno actúa conjuntamente". Así las cosas, y aun reconociendo que el texto lo impulsó de manera rotunda el Ministerio de Igualdad de Montero, ha subrayado que "lo importante" es que el anteproyecto aprobado por el Consejo de Ministros es una ley de un "Gobierno feminista" del que él personalmente se siente "tremendamente orgulloso" de pertenecer. En cualquier caso, Campo no ha aclarado si ha tenido oportunidad de conversar con Iglesias después de las palabras que le dirigió en la tarde del martes desde el Senado.

En su defensa y la de otros miembros del Gobierno señalados por participar en los cambios del proyecto, como la vicepresidenta Calvo, ha salido la número dos del PSOE, Adriana Lastra: "No hay ministros machistas, hay un Gobierno feminista del primero al último".

Podemos insiste

Pero en Podemos no lo ven así. La ministra promotora del proyecto, Irene Montero, piensa que las leyes feministas "tienen un especial cuestionamiento", pero que después se termina reconociendo que son buenas para el país. El más contundente el portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, señalando a los "machotes" que siempre vienen a ayudar a las mujeres.

Publicidad