Isabel Díaz Ayuso ha tomado posesión de su cargo como presidenta de la Comunidad de Madrid en un acto celebrado en la Real Casa de Correos, sede de la Presidencia regional en la madrileña Puerta del Sol.

Acompañada de altos cargos de su partido como Pablo Casado, Juanma Moreno o los expresidentes regionales Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón, Isabel Díaz Ayuso ha prometido su cargo .

Visiblemente emocionada, Díaz Ayuso explicaba que a partir de ahora está obligada a "mirar hacia adelante" para llevar a cabo un proyecto que "por primera vez nace de una coalición con Ciudadanos y que ha de contar con los acuerdos parlamentarios" que alcancen con Vox.

La presidenta de la Comunidad de Madrid se ha comprometido este lunes, tras tomar posesión de su cargo, a "hacer las cosas bien gobernando para todos los madrileños". Díaz Ayuso ha destacado que el proyecto del Gobierno de coalición formado por el PP y Ciudadanos, que contará con los acuerdos parlamentarios que se alcancen con Vox, se basa en la libertad, la bajada de impuestos y la eficacia en los servicios públicos.

"Hoy, gracias a ti, al trabajo de un gran equipo y a la decisión en las urnas de los madrileños, tras haber encontrado el consenso con partidos distintos, nos encontramos con la obligación de hacer las cosas bien", ha dicho Díaz Ayuso en alusión al presidente del PP, Pablo Casado, que la eligió como candidata a la Comunidad de Madrid.

La "obligación" de un gobernante de "hacer las cosas bien" contempla la transparencia en la gestión o la eficacia y la austeridad en el gasto del dinero público, o en saber representar con dignidad a la Comunidad de Madrid, ha argumentado.

En su discurso, se ha comprometido a "dialogar con todos los sectores sociales, instituciones y partidos políticos" que "Madrid siga siendo el motor económico de España y la región de mayor acogida tanto de personas como de empresas".

Se ha mostrado "orgullosa" de ser española de Madrid y ha asegurado que desde la Comunidad de Madrid intentará "darlo todo a España porque no se puede gobernar Madrid sin querer a España".