El respaldo de la Eurocámara, con 348 votos a favor, 274 en contra y abstenciones, es el penúltimo paso para que se confirme la reforma, a falta de que también den su visto bueno los Veintiocho en decisión del Consejo. La reforma prevé la obligación para las grandes plataformas como Google, Youtube o Facebook de vigilar y filtrar los contenidos que los internautas compartan en sus espacios, para detectar si se están publicando obras protegidas por derechos de autor sin el permiso de sus creadores.

Las páginas deberán hacer todo lo posible por encontrar al autor y pedirle su permiso o retirar el contenido, con el objetivo de asegurar que los creadores son justamente remunerados por sus obras. Aunque los contenidos satíricos como los populares 'meme' quedan exentos de esta exigencia, los críticos con la reforma alertan de que este artículo permitirá ejercer la censura o establecer filtros que influyan en lo que es publicado o no.

La otra gran novedad es que los editores de prensa podrán reclamar compensaciones a los agregadores de noticias por usar sus contenidos, una suerte de 'tasa Google' similar a la que llevó a Google News a retirarse de España, aunque menos restrictiva. Estas dos condiciones son los artículos más polémicos de la reforma (13 y 11, respectivamente), durante cuya tramitación los eurodiputados han denunciado fuertes presiones por parte de lobbies interesados y campañas masivas de envío de mensajes e incluso amenazas. "Es un gran paso adelante. Acaba con la fragmentación y es un paso clave para completar el Mercado Unico Digital. Por primera vez, la Unión Europea tiene reglas comunes claras sobre la explotación del patrimonio cultural, datos y textos", ha celebrado el vicepresidente de la Comisión Europea responsable de Agenda Digital, Andrus Ansip, en un 'tuit' difundido tras conocer el resultado de la votación.

 

El presidente del Parlamento europeo, el conservador Antonio Tajani, también ha aplaudido el acuerdo, porque, ha dicho, es prueba de que la institución "defiende la creatividad y los empleos".

Google ha enviado un comunicado con su postura sobre los cambios en la directiva sobre Copyright: "La directiva sobre Copyright ha mejorado pero seguirá provocando inseguridades jurídicas y perjudicará a las economías creativas y digitales en Europa. Los detalles importan, y esperamos poder trabajar con los responsables políticos, editores, creadores y propietarios de derechos, a medida que los Estados miembros de la UE avanzan en la aplicación de estas nuevas normas". atribuible a un portavoz de Google.