120.00

Publicidad

Jornalero fallecido

La hermana del jornalero fallecido en Lorca: "Les humillaban, sois muy lentos no servís para nada"

La hermana del jornalero fallecido en Lorca, en Murcia el pasado sábado denuncia las condiciones en las que trabajaba su hermano en el campo. El juzgado de instrucción ha decretado la puesta en libertad sin fianza del empresario detenido para el que trabajaba Eleazar Blandón.

En resumen
  • Eleazar Blandón llegó al hospital Rafael Méndez de Lorca sin pulso y en parada cardiorrespiratoria

Anna, la hermana de Eleazar Blandón, denuncia el mal trato que su hermano - jornalero en un campo de Lorca- recibía. El pasado sábado murió por un golpe de calor.

La hermana de Eleazar asegura que el propietario de la finca para la que trabajaba le "humillaba": "Horrible, horrible, incluso cuanto estaba tirado en el suelo trabajando le arrojaba polvo a la cara con sus pies".

Denuncia que trabajaba jornadas de 14 horas, hasta le extenuación, y que "ni siquiera le daban agua". No tenía contrato y le pagaban 4 euros la hora: "Sois muy lentos, no servís para nada" aseguraba que les decía el patrón.

El parte médico incorporado al atestado de la Guardia Civil de Águilas recoge que Eleazar Blandón, el jornalero fallecido por un golpe de calor este sábado en una finca en Lorca, Murcia, llegó al hospital Rafael Méndez de Lorca sin pulso y en parada cardiorrespiratoria. Asimismo, dio negativo en la prueba de coronavirus.

Los jornaleros "lloraban de impotencia cuando volvían del campo"

El hombre de 42 años y natural de Nicaragua fue sometido durante cuarenta minutos a un masaje cardíaco, pero finalmente los médicos no pudieron salvarlo y su cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Murcia para practicar la autopsia.

"Eleazar lloraba de impotencia cuando volvía del campo"

El juzgado de instrucción de Lorca ha decretado la puesta en libertad sin fianza del empresario detenido para el que trabajaba el fallecido. Solo tendrá la obligación de presentarse en las dependencias de dicho juzgado cuando lo requieran y de comunicar sus cambios de domicilio.

Anna, la hermana del fallecido, denuncia las condiciones en las que trabajaba su hermano en el campo: "Un día me llamó llorando: me llaman burro, me gritan, me dicen que soy lento". Además, manifiesta que tanto su hermano como sus compañeros “lloraban de impotencia” cuando volvían del campo.

Las diligencias del caso señalan que en un principio el empresario manifestó que cuando viajaban en su furgoneta con otros dos trabajadores encontraron en la cuneta a una persona y seguidamente la trasladaron a un centro de salud de Lorca. Sin embargo, después afirmó que la persona fallecida era un trabajador suyo al que no había dado de alta en la Seguridad Social.

Publicidad