En este vídeo podemos ver cómo primero entrena la altura a la que debe estar la mano, centrada en la sandía, y después asesta un golpe hasta destrozarla de un solo guantazo.