Supercopa de España (1-3)

El Barça castiga las penurias defensivas del Madrid y conquista la Supercopa de España

Los goles de Gavi y Lewandowski en la primera parte sentencian una final insulsa con un Madrid inoperativo y desastroso en defensa. Primer título de Xavi como entrenador del Barça. Los culés llevaban año y medio sin levantar uno.

El Barça celebra el título de la Supercopa de España

El Barça celebra el título de la Supercopa de España EE

Publicidad

El Barcelona de Xavi Hernández ya tiene su primer título en las vitrinas tras golear al Real Madrid en la final de la Supercopa de España por 1-3. Los goles de Gavi y Lewandowski en la primera parte encaminaron una final en la que el Madrid no apareció. Los errores garrafales en defensa condenaron al equipo de Ancelotti. Pedri sentenció en el show de Gavi y Benzema marcó el gol del honor.

De los peores Madrid que se recuerdan

Pocas veces habíamos visto a un Real Madrid tan inoperativo e incapaz en una final. El equipo merengue dio una sensación de inseguridad en defensa y de ausencia de ideas en ataque que imposibilitó que el equipo de Ancelotti pudiera tan siquiera incomodar al Barça en 90 minutos. Los blancos hacían agua por todos lados, Carvajal, sin ritmo, Mendy, desbordado y Rüdiger completamente fuera del partido, solo Militao dio la talla, huérfano en defensa. Camavinga fue uno de los señalados, Kroos, Modric y Valverde estuvieron desaparecidos.

Un error imperdonable de Rüdiger provocó el primer gol del Barça, obra de Gavi. Lewandowski ya había avisado varias veces antes y solo Courtois evitó que se adelantaran antes. No hubo reacción blanca y el Barça, controlando el partido a su antojo y asegurando el balón buscó el segundo y lo encontró en otro desajuste monumental de la zaga madridista, esta vez fue Carvajal el que acudió a presionar demasiado arriba y dejó solo a Gavi, que condujo y esperó al instante perfecto para brindarle un pase de gol a Robert Lewandowski.

Un 'SuperBarça' da el primer título a Xavi

Ancelotti 'castigó' a Camavinga, que no salió en la segunda parte, y metió a Rodrygo, que tampoco pudo desbordar, aunque hoy hubiera jugado el mismísimo Mbappé los blancos no habrían ganado. Fue una cuestión de posicionamiento, confianza, intensidad, ideas y seguramente físico. El Madrid no tenía nada que hacer, parecía un equipo muerto. El Barça tampoco quiso hacer sangre pero hasta sin querer marcó el tercero en una jugada en la que Gavi volvió a desbordar en la banda izquierda y dejó solo a Pedri en el segundo palo. Ceballos salió y aprovechó para poner algo más de ritmo. Benzema maquilló en el 93. P

Los merengues pierden la primera final contra el Barça desde 2011, también en la Supercopa de España, y vuelven a dar un paso atrás esta temporada. Además dicen adiós al posible sextete. Imagen preocupante de este Madrid, que parece estar en caída libre. Por su parte, los pupilos de Xavi rompen así un año y medio sin ganar títulos (Copa del Rey 2020-2021) y suman el primero en el segundo año del catalán al frente del equipo.

Publicidad