España está en semifinales de una Copa del Mundo, algo que solo hemos conseguido en Cali 82 y en Saitama 2006, y gran parte de culpa, la tiene el base titular de la Selección, Ricky Rubio, que se ha convertido en el máximo asistente de la historia de los Mundiales.

Con 9 asistencias en el partido de cuartos de final del Mundial de Baloncesto 2019, Ricky Rubio se ha convertido en el jugador con mayor número de asistencias de la historia de los Mundiales.

Rubio suma un total de 111 asistencias en sus tres participaciones mundialistas, mientras que Priogioni, ya retirado, consiguió 106 en los tres Mundiales en los que estuvo. De cerca, están algunas caras conocidas como Marcelinho Huertas y Pepe Sánchez, ambos con 95.

Además, Ricky tiene otro récord absoluto a tiro dentro de los Mundiales, el de mayor número de robos de balón. En este caso, el mayor registro lo ostenta Rudy Fernández, con un total de 48 robos. Ricky se encuentra a tan solo dos de su compañero de equipo.

El base de la Selección ha querido repasar su trayectoria, centrándose en su actuación a lo largo de este Mundial.

"La vida es divertida. Hay que pararse y pensar. Vine aquí hace 11 años y todo el mundo empezó a escuchar mi nombre porque tenía 17 años y jugué frente a Estados Unidos en la final. 11 años después estoy aquí, ya no soy un niño. Estoy contento por estar aquí, lo que he aprendido en estos 11 años, con momentos complicados".

"Gracias a esos momentos soy lo que soy hoy en día, es bastante gracioso que sea en china, realizando mi mejor torneo con la Selección, pero todavía no hemos conseguido nada. Estamos en semifinales, contentos, ya que hace 13 años que no estamos en unas semifinales de un Mundial. Tenemos que estar orgullosos de lo que hemos conseguido, pero como competidores...aún no hemos terminado", aseguró.