El Festival de Cannes ha congregado a una legión de estrellas de Hollywood y de la industria musical. La cantante Rita Ora fue una de las que más deslumbró. La intérprete cantó algunos de sus temas más famosos, sin embargo no fue por su música por lo que más destacó.

La artista eligió un vestido de seda color blanco que dejaba a la vista buena parte de su anatomía. Para los zapatos se decantó por un diseño de plumas. Todo ello aderezado con un espectacular collar de diamantes. La crítica estadounidense no ha tardado en compararla con Kim Kardashian.