El Calor, las vacaciones y música. Es sin lugar a dudas la combinación perfecta que cada vez elige más gente. Desde 1995 el Festival Internacional de Benicasim (FIB) ha conseguido aunar estos ingredientes.

Se espera que pasen por el festival más de 130.000 personas, con mucho público británico e irlandés, aunque este año ha aumentado la asistencia de españoles.

Si este viernes se acostaban tras el concierto de Lana del Rey, hoy la imagen es muy distinta. Los festivaleros disfrutan del sol y la playa para recuperar fuerzas para la noche del sábado.

Lana del Rey envuelve al FIB en melancólico pop onírico

La estadounidense Lana del Rey ha pasado hoy por el escenario principal del Festival Internacional de Benicásim para ofrecer una actuación lánguida y plagada de melancólico pop onírico para mecer a un público que había sido hiperactivado con los británicos The 1975 minutos antes.

La cantante ha saltado al escenario con un retraso considerable, algo inédito en el FIB, pero que parece repetirse en esta edición pues ayer Action Bronson llegó a acumular un retraso de 45 minutos -tras los que montó un "numerito" de enfado que incluyó un empujón a un técnico de sonido- y hoy en el escenario secundario Carrefour casi todas las actuaciones han comenzado tarde.

La cantante, modelo y compositora Elizabeth Woolridge Grant, conocida por su nombre artístico Lana del Rey ha comenzado su actuación casi 30 minutos tarde envuelta en un escenario típicamente californiano de hamacas y palmeras reforzadas por los efectos visuales que evocaban el mar y los paisajes de la costa oeste de Estados Unidos.