60.010667

Publicidad

Descubrimientos

Descubren que las ratas pueden aprender a conducir a cambio de comida

Un equipo de investigadores ha descubierto que las ratas son más listas de lo que generalmente se cree. Tras realizar un experimento, han llegado a la conclusión de que estos roedores son capaces de aprender a conducir y que además esto les relaja.

En resumen

  • Les construyeron un coche con un tarro de plástico sobre cuatro ruedas
  • Las ratas podían incluso girar y cambiar de dirección para conseguir la comida

Hay muchas cosas que las ratas pueden hacer. Hace una semanas un estudio nos mostró que saben jugar al escondite con humanos y ahora un equipo científico ha presentado a unos roedores que son capaces de conducir un vehículo hecho a su medida y lo hacen para obtener comida.

Esta nueva habilidad sugiere que sus cerebros son más flexibles de lo que se creía y señalan las bondades de estar en un ambiente con objetos con los que se puede interactuar, "lo que lleva a una mayor flexibilidad conductual y neuroplasticidad", según la profesora de psicología en la Universidad de Richtmond (EEUU) Kelly Lambert.

Las ratas que estaban en un "ambiente complejo enriquecido, por ejemplo con objetos interesantes para interactuar, aprendieron a conducir" a diferencia de aquellas que permanecían en las típicas jaulas de laboratorio, explica Lambert en la página web de la Universidad.

Estos hallazgos, indica la experta, "podrían ser utilizados para investigar los efectos de la enfermedad de Parkinson sobre las habilidades motoras y la conciencia espacial" y para "entender mejor los efectos de la motivación sobre la depresión". Además, los investigadores podrían reemplazar las tradicionales pruebas en un laberinto por tareas de conducción más complejas cuando usen a estos animales como modelos para estudiar afecciones neurosiquiátricas.

Los detalles del estudio los publica la revista NewScientist, donde Lambert cuenta que hasta ahora se sabía que los roedores pueden reconocer objetos, presionar barras o encontrar la salida de un laberinto, pero su equipo se preguntó si serían capaces de realizar labores más complejas. Y los animales, seis hembras y once machos, no les decepcionaron. Para ello tuvieron que construir un vehículo a su medida con un simple tarro de plástico sobre cuatro ruedas, equipado con motor y tres barras de cobre que servían de volante para avanzar y cambiar de dirección.

Las imágenes no dejan duda de la destreza de los animales, capaces de subir y ponerse a los mandos del tarro para dirigirse a la comida que servía de recompensa a sus habilidades. La marcha adelante, los giros y cambios de dirección no parecen tener secretos para estos ratones, aunque en ocasiones chocaron con alguna pared.

El objetivo de los roedores era ganarse unos cereales siempre y cuando fueran capaces de conducir el minivehículo por un espacio de cuatro metros cuadrados, hasta el lugar donde esperaba la recompensa.

"Aprendieron a conducir el coche de una manera única y se dedicaron a patrones de dirección que nunca habían utilizado para llegar finalmente a la recompensa", explicó Lambert.

Además, parecía que aprender a conducir les relajaba, según revelaron los análisis de su heces, pues durante sus clases de conducir aumentaban los niveles de dos hormonas; corticosterona y dehidroepiandrosterona, la primera un marcador de estrés y la segunda lo contrarresta.

La experta indicó a NewSicencit que su capacidad para conducir demuestra la neruoplasticidad de sus cerebros, es decir, su capacidad de responder con flexibilidad a los nuevos desafíos. "Realmente creo -señaló- que las ratas son más inteligentes de lo que percibe la mayoría gente y que la mayoría de los animales son más listos, de una manera particular, de lo que pensamos".

El equipo de la doctora Lambert realizará nuevo experimentos para entender cómo las ratas aprenden a conducir, por qué parece que esta actividad reduce el estrés y qué zonas del cerebro están relacionadas.

Publicidad

Ciencia

Lluvia de estrellas de las Oriónidas

Cuándo y cómo ver la lluvia de estrellas Oriónidas 2019

La noche del 21 al 22 de octubre se producirá la mayor actividad de lluvia de estrellas Oriónidas. Este fenómeno se podrá ver desde cualquier ubicación y siempre es recomendable acudir a algún lugar oscuro donde se aprecie mejor el cielo. En la primera parte de la noche, antes de que salga la Luna, será el momento en que mejor se observe este fenómeno.

Nasa

Ingenieros españoles participan en un maratón de ideas para llegar a la NASA

La NASA necesita soluciones creativas para distintos problemas y busca la ayuda del talento español. Varios grupos de ingenieros participan en un concurso internacional para resolver esos retos.