EL ENVENENADOR DE LA SIDRERÍA

EL ENVENENADOR DE LA SIDRERÍA

"Quitaba importancia a los síntomas. Decía que se trataba de cortes de digestión"

Las sospechas sobre Andrés, el envenenador de la sidrería, se convirtieron en certezas a finales del pasado verano. Lo pillaron in fraganti. En esta ocasión, su víctima era una camarera de la sidrería El Lavaderu, donde trabajaba Andrés.

A comienzos del pasado mes de octubre, el dueño del local presentó denuncia en la comisaría. Entonces, el grupo de Estupefacientes de la Policía interrogó a todos los trabajadores. "Queríamos saber cómo era posible que tanta gente del restaurante se pusiera enferma a la vez", asegura el jefe de la investigación. "Este hombre le restaba importancia y decía que se podía deber a problemas físicos o a cortes de digestión".

Andrés mintió a la policía. Según la investigación, durante 9 años administró el medicamento a sus compañeros. La anterior propietaria de la sidrería trabajó durante 8 años codo con codo con Andrés. Sufrió muchas veces los síntomas de la ingesta del medicamento y su salud se deterioró mucho. "No tenía ganas de nada, mucha gente pensó que me estaba muriendo", asegura.

Ya hay 14 casos denunciados, pero puede haber más, pues antiguos compañeros del detenido han acudido a la sidrería para sumarse a la denuncia. Andrés compraba el medicamento para desintoxicarse del alcoholismo en una farmacia cercana al restaurante, pero nunca necesitó el producto. "Creemos que él no necesitaba el medicamento pero convivía con un familiar que sí lo necesitaba", resalta el jefe de la investigación. Transcurrieron 4 meses desde la denuncia a la detención. En ese tiempo, Andrés hizo una vida normal y cuando la policía lo detuvo, se sorprendió. Nunca pensó que le descibrirían.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.