CASO PEQUEÑO NICOLÁS

CASO PEQUEÑO NICOLÁS

Primeras imágenes de Francisco Nicolás en plena falsificación de documentos

Francisco Nicolás ha cambiado radicalmente su versión. Ha pasado de defender que trabajaba y colaboraba con el gobierno y el CNI a confesar que falsificó cada uno de estos documentos institucionales. Documentos, matiza, que utilizaba, eso sí la mayoría, solo para fardar.

Francisco Nicolás los plagiaba en Internet con una maestría que parecían auténticos. Forman parte del sumario del caso que ha dejado de ser secreto. El pequeño Nicolás fabricó para empezar, tres dossiers del Centro Nacional de Inteligencia sobre él mismo logrando falsificar la firma de su director. Documentos que le valían para consumar sus labores de tráfico de influencias o, directamente para perpetrar sus presuntas estafas. Según su declaración jamás lo utilizó pero hubo quien mordió en el anzuelo.

El corta y pega de Nicolás no acaba aquí: Comité para la planificación del plan EGG. 49 páginas con sello urgente y membrete de la presidencia del gobierno. Una falsificación que dice, tampoco usó pero que llevaba en su coche para darse notoriedad por si subía alguien. Ni siquiera la Casa Real se libra del amañó del personaje. Con el objetivo de dárselas de persona estrechamente vinculada con la jefatura del Estado, falsificó estos informes de Zarzuela aunque en su declaración ante la policía dijo que el porta documentos con el escudo de la casa de Su Majestad el Rey era auténtico.

Durante el registro a su domicilio, los agentes hallaron un cuarto documento. Éste que ven que se denominaba Palacio de la Moncloa, Protocolo de actuación Javier Martínez de la Hidalga y con el que consiguió estafar al empresario madrileño. La pericia de Nicolás era tal que en la portada, llegó a falsificar el escudo institucional y un código de barras. De todo ello pronto tendrá que responder ante el juez dentro de la encrucijada en la que se halla y de la que difícilmente, saldrá bien parado.

Francisco Nicolás ha cambiado radicalmente su versión. Ha pasado de defender que trabajaba y colaboraba con el gobierno y el CNI a confesar que falsificó cada uno de estos documentos institucionales. Documentos, matiza, que utilizaba, eso sí la mayoría, solo para fardar.

De nada  la ha servido su periplo mediático. Ante las contundentes evidencias ha tenido que recular y reconocer que sí, que se coló en la proclamación de Felipe VI usando a un amigo suyo que, según Nicolás, utilizó a su vez a otra persona para hacerse con la invitación. La mujer que aparece junto a Fran en el besamanos.

Toda una rectificación de sus declaraciones, en la que por fin ha descubierto el nombre de esas personas que le ponían todo tan fácil. La primera, el hombre a quien él llamaba su contacto en las altas esferas. El personaje que no solo le habría abierto todas las puertas, sino que además le avisó de que estaba siendo investigado.

Sus otros amigos, miembros de la Policía y de la seguridad de Madrid que Fran asegura le hacían favores constantes. Desde prestarle la iluminación policial para sus viajes hasta facilitarle la información que el joven les requería. Identificar a cualquier persona que a Fran se le antojara por medio de las matrículas de sus vehículos. Un capricho que le habría concedido incluso este hombre que aparece compartiendo mesa con el joven. El coordinador de seguridad del ayuntamiento de Madrid. Parece que nadie se resistía a esa obsesión de Fran por saber quién estaba detrás de los vehículos que le rodeaban

Una nueva versión y sobre todo, completamente distinta a la anterior. Lo que tendrá que declarar ante el juez.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.