NIÑOS ROBADOS

NIÑOS ROBADOS

Eran jóvenes, primerizas y ciegas. Víctimas perfectas para el robo de niños

Durante toda su vida vivieron con el dolor de haber perdido a sus recién nacidos. Eran mujeres muy jóvenes, primerizas y ciegas. Eran la víctima perfecta.

María Josefa Muñoz dio a luz a una niña en el antiguo Hospital de Antequera. Tanto ella como su marido eran invidentes. Estuvo dos días dándole el pecho pero, de repente, alguien le arrebató a la pequeña de los brazos mientras le daba de comer. "Alguien se la llevó para enseñárselo a otra persona para que viera que se trataba de una niña sana, nacida de una pareja de invidentes", relata su segunda hija Sagrario que intenta aportar algo de luz a la desaparición de su hermano. Cuando le devolvieron el bebé, ya estaba muerto. Josefa siempre pensó que se aprovecharon de que era ciega para quedarse con su bebe.

Por otra parte, la madre de María Jesús y Milagros tambien era invidente. Parió dos niños varones en el mismo hospital, la Casa de la Madre de Cáceres. "Le dijeron que era un niño sano de 4 kilos y medio, y a los dos días le dijeron que el bebé había fallecido, sin más" asegura una de las hijas.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.