CINCO HERIDOS FUERON DADOS DE ALTA

CINCO HERIDOS FUERON DADOS DE ALTA

Ninguna de las trece víctimas mortales del autobús de Tarragona llevaba puesto el cinturón de seguridad

El departamento de Salud ha informado de que 19 personas siguen ingresadas como consecuencia del accidente de autocar del pasado domingo en Tarragona, cuatro en estado grave y quince en estado menos grave. Sólo el conductor, que en un principio parecía ileso, sigue en estado crítico.

La hipótesis que cobra más fuerza para los Mossos d'Esquadra es que el conductor del autobús que el pasado domingo se accidentó en Freginals (Tarragona), causando la muerte a 13 estudiantes de Erasmus, se durmió o se distrajo al volante por una causa indeterminada, ya que dio un "volantazo". Así lo ha anunciado en rueda de prensa el comisario de Movilidad de los Mossos d'Esquadra, Miquel Esquius, que también ha anunciado que ninguna de las trece víctimas del autobús siniestrado llevaba puesto el cinturón de seguridad.

Los Mossos han pedido información sobre el teléfono móvil del conductor, para comprobar si lo utilizó antes de dar el volantazo, como hacen en la mayoría de casos de accidentes parecidos. Pese a que la investigación se centra especialmente en un error humano, los Mossos mantienen todas las líneas abiertas, según Esquius, por lo que también analizan si pudo haber algún fallo mecánico, si se manipuló el tacógrafo o si el conductor estaba demasiado cansado.

Asimismo, Esquius ha desvelado que ninguna de las trece estudiantes fallecidas llevaba el cinturón de seguridad puesto, mientras que en los supervivientes algunos sí que lo llevaban, pero no todos, y que hay algunos casos en los que no se puede comprobar, más allá de la declaración de los afectados, porque bajaron por su propio pie del vehículo accidentado.

El conductor, el único que se mantiene en estado crítico

Un total de 19 personas que viajaban en el autobús siguen hospitalizadas, mientras que el conductor es el único que se encuentra en estado crítico. Según ha informado el departamento de Salud, han sido dadas de alta hospitalaria cinco personas, mientras cuatro siguen en estado grave y 14 menos graves, ingresadas en diferentes hospitales.

Tres pacientes están en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa; dos en el Hospital de Amposta; tres en el de Vinaroz; y dos pacientes en el Hospital de Bellvitge de L'Hospitalet de Llobregat. En Barcelona, uno está ingresado en el Hospital de Sant Pau; tres en el Clínic; dos en el Hospital del Mar y uno en el Hospital Vall d'Hebron. Además, otro accidentado está en el Moisès Broggi de Sant Joan Despí; y uno en el Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona.

Entre los dados de alta figura la persona que estaba hospitalizada en el hospital de Reus y está previsto, según Salud, que en las próximas horas puedan darse de alta más pacientes que evolucionan favorablemente. El único paciente crítico es el conductor del autocar, que continúa ingresado en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa con una contusión pulmonar y una sepsis que le fue detectada horas después del accidente.

Los forenses han logrado completar la identificación científica de los todas las víctimas al culminar el proceso, vía ADN, en los cadáveres de tres estudiantes italianas que aún no habían sido identificadas oficialmente. Según han informado fuentes cercanas al caso, la identidad de estas tres víctimas se ha podido completar científicamente vía restos de ADN.

Hasta este martes se había podido identificar a diez estudiantes, tres de ellas -una uzbeka, una italiana y una francesa- a través de las huellas dactilares, mientras que el cadáver de otras tres italianas, dos alemanas, una austríaca y una rumana fue identificado científicamente a través de la morfología dental. La identificación científica de las víctimas era un requisito previo para que la juez de Amposta (Tarragona) que investiga el accidente autorizara su repatriación.

Precisamente, la titular del juzgado de instrucción número 3 de Amposta ha autorizado repatriar a otras tres víctimas, una de origen francés, otra italiana y una rumana, que se suman a las cuatro autorizadas antes: tres italianas y una uzbeca, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Una vez autorizada por el juez, para proceder a la repatriación se exige el cumplimiento de unos protocolos internacionales de seguridad que supervisa Sanidad Exterior, dependiente de la Delegación del Gobierno en Cataluña.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.