JUICIO CONTRA CAMPANARIO Y SU MADRE

JUICIO CONTRA CAMPANARIO Y SU MADRE

El juez acepta las escuchas telefónicas como pruebas válidas

El juez desestima las peticiones de nulidad en el caso de la "Operación Karlos". Se sentarán en el banquillo los acusados de defraudar a la Seguridad Social con certificados médicos falsos para conseguir pensiones.

El presidente de la Sala Tercera de la Audiencia de Cádiz, Manuel Grosso, ha decidido hoy dar por buenas las escuchas efectuadas durante la investigación policial de la llamada "Operación Karlos", tras lo que 16 acusados han anunciado que reconocerán su implicación y que pactarán con el fiscal.

En la tercera sesión del juicio por una supuesta estafa a la Seguridad Social para obtener fraudulentamente una incapacidad laboral, el magistrado ha rechazado todas las cuestiones previas presentadas por los abogados de la defensa y se ha remitido a lo ya decidido en 2006 y 2007 por la Audiencia Provincial, que desestimó la invalidez de las escuchas. Todas las cuestiones planteadas por los letrados de los 25 acusados, entre los que se encuentra María José Campanario, esposa del diestro Jesulín de Ubrique, y su madre, han sido rechazadas. El presidente de la Sala ha afirmado que "no hay falta de motivación" en la investigación que se realizó, tal y como argumentaron las defensas, "ni hubo principio de quiebra de especialidad" dada la importancia del caso. Sobre la actuación de los agentes a la hora de controlar los teléfonos, el juez se ha sumado a lo que ya dijo el fiscal días atrás y ha calificado la labor policial como "impecable".

Tras el anuncio de la validez de las escuchas, la Sala hizo un receso de media hora, tiempo en el que se reunió la Fiscalía con gran parte de los abogados de los acusados. Cuando se reanudó el juicio, el fiscal Juan Bosco anunció que había llegado a un acuerdo con 16 de los acusados, de los cuales 11 han prestado declaración esta mañana, pese a la oposición de Felipe Meléndez, abogado del inspector médico Casto Lara, y Francisco Baena Bocanegra, letrado de María José Campanario y su madre, que protestaron porque no pudieron preparar los interrogatorios. Las once primeras declaraciones de los acusados que han reconocido los hechos que se les imputan no han arrojado mucha luz sobre este caso.

Harold Escalante, médico de cabecera en Cádiz y al que se le acusa de expedir expedientes falsos, ha negado que conociera a ninguno de los otros implicados. Por su parte, Juan José Vázquez, sí reconoció que Carlos Carretero, exjefe de policía de Ubrique (Cádiz) y supuesto cabecilla de la trama se ofreció a tramitar su pensión de invalidez y le pidió 9.000 euros para pagar a los trabajadores de su gestoría. Uno de los testimonios que ha aportado más datos ha sido el de José Roldán, que trabajó a las órdenes de Carretero, que ha señalado que tras diagnosticarle una depresión le ofreció un piso en Cádiz y le presentó a Francisco Pérez Lara, inspector médico.

Tras la comparecencia de los once acusados, Manuel Grosso ha levantado la sesión hasta el próximo 11 de mayo, fecha en la que comenzarán los interrogatorios del resto de los implicados. Una treintena de personas esperaban a las puertas de la Audiencia Provincial, donde han lanzado insultos contra los acusados, en especial contra María José Campanario y su madre Remedios Torres.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.