REPORTAJE

REPORTAJE

La crisis sirve de impulso de muchas empresas para crecer fuera de España

Virginia Abascal ha viajado por todo el mundo hasta que finalmente Basardilla, un pueblo de 50 habitantes en Segovia, ha sido el destino para dar rienda suelta a su creatividad en forma de las joyas de la firma Verdeagua Alhajas. Su aventura comenzó hace cinco años y el éxito le empuja a crecer en plena crisis económica.

Virginia se dedicaba a la diplomacia pero tenía claro que el trabajo de oficina, el horarioy los jefes no iba con ella, así que conectó con su yo creativo que siempre había estadoahí. "Hay que trabajar en lo que a uno le gusta y a veces simplemente hay que encontrarlo yconectar con ello". Virginia habla con pasión de la empresa que es un poco su vida y mezcla comentarios personales y profesionales. Crear su propia empresa le permitió criar a sus dos hijos pequeños y ahora que son más mayores es la firma la que pide crecer.

¿Quién dijo miedo? ¿Quién dijo crisis?
Así parece todo muy fácil y muy bonito, ¿no hay momentos duros? "Claro que los hay y muchos. Por ejemplo encontrarte con gente que te dice que ha visto anillos o pulseras más baratas. Son casos en los que no sirven los argumentos de que tus piezas son únicas, hechas a mano en Estambul por una familia orfebre con una tradición de más de 500 años, que las piedras semipreciosas que se usan están compradas en India o Turquía, que no se utilizan resinas, y tantas otras cosas. Simplemente tienes que mantenerte firme y confiar en tu producto". ¿Y tener suerte? Con esta pregunta, Virginia se queda pensativa y finalmente recuerda que su abuelo decía que "la suerte no se encuentra se busca". Por ejemplo, se podría considerar una suerte la gran acogida que tuvieron sus piezas en las redacciones de las revistas de moda cuando empezó a llamar a sus puertas, pero hay una explicación: "Había un nicho de mercado para un producto como el mío y lo encontré y ha gustado, la verdad es que no me puedo quejar de la acogida".

Pero volviendo a los momentos difíciles, al fin sale en la conversación, la palabra crisis. “Es duro ver que por efecto de la crisis se reducen a la mitad los puntos de venta". ¿La parte buena? –siempre hay una– "la importancia de la tecnología, el 90% de las ventas de Verdeagua son a través de Internet".

Entonces, ¿no le da miedo expandirse ahora tal y como están las cosas? Virginia explica que no se trata de crecer a lo loco y porque sí, sino que es un paso natural que tiene que dar porque lo pide la empresa que se queda pequeña y el siguiente paso es salir fuera de España–máxime con la situación que hay aquí– y Virginia confía porque lo está haciendo con "el asesoramiento adecuado de profesionales". Con la vista puesta en Europa, quizá Londres sea su próximo destino.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.