LOS ERRORES MÁS COMUNES QUE COMETEMOS AL HACER DIETA

LOS ERRORES MÁS COMUNES QUE COMETEMOS AL HACER DIETA

Sigo la dieta al pie de la letra y no consigo adelgazar, ¿qué hago mal?

Estás intentando adelgazar, sigues todos los pasos de la dieta pero… ¿por qué no pierdes ni un gramo? Descubre esos errores que te hacen engordar.

¿Por qué mi dieta no funciona?
¿Por qué mi dieta no funciona? | Cocinatis

Los datos hablan por sí mismos: en España el 65,5% de la población intenta adelgazar y el 45% de ella se ha puesto a dieta alguna vez en su vida, aunque no ha tenido mucho éxito. Esto es lo que dice un estudio publicado en la revista “Nutrición Hospitalaria”.

Cuando se comienza una dieta, es muy fácil perder peso de forma rápida. Sin embargo, con el paso del tiempo el metabolismo se empieza a ralentizar y, al final, se estanca.

Esto se debe a que cuando se deja de comer, el cuerpo, por puro instinto de supervivencia, pone en marcha distintos mecanismos para conseguir mantener el peso.

Los nutricionistas afirman que para perder peso de forma saludable hay que huir siempre de las famosas dietas milagro. La clave está en cambiar de hábitos alimenticios e incrementar el ejercicio físico diario.

¿Por qué mi dieta no funciona?

Errores frecuentes al hacer dieta
Antes de volver a plantearse hacer una dieta, es importante repasar los errores que se han podido cometer y las razones por las que nos estancamos tras perder unos kilos.

- Eliminar alimentos. Son muchas las dietas que proponen eliminar algunos tipos de alimentos,  y ésta es una de las decisiones que nos llevan directamente al fracaso. Nuestro cuerpo necesita tomar alimentos de todos los grupos, y estas restricciones nunca se pueden mantener de forma indefinida, por lo que cuando se vuelven a tomar esos alimentos, se recupera el peso con creces.

- No beber agua. Mantener una hidratación adecuada es fundamental en la dieta. Ayuda al cuerpo a eliminar los residuos y aumenta la sensación de saciedad.

- Contar todas las calorías. Pasarse el día pesando los alimentos y las calorías de los platos hace que vivamos obsesionados con lo que comemos. Al final, terminamos sufriendo ansiedad y ésto condena la dieta al fracaso.

- Los regímenes muy restrictivos. Son efectivos durante los primeros días, pero suponen importantes sacrificios. Con estas dietas se acaba pasando mucha hambre y, al final, se cae en la tentación de picotear entre horas. El aumento de peso está asegurado.

- Saltarse comidas. Muchas veces pensamos que si nos vamos a la cama sin cenar, perderemos peso. Sin embargo, al hacerlo, impedimos el mantenimiento de unos niveles constantes de glucosa en sangre, y estas oscilaciones favorecen el aumento de peso.

- No hacer caso al tamaño de los platos. Es importante controlar el tamaño de las raciones y, para eso, el tamaño de los platos es fundamental. Si optas por platos más pequeños para servir la comida, comerás menos que si te sirves una fuente con la idea de dejar para el día siguiente lo que sobre.

- Tomar alcohol. Cuando haces dieta, es importante eliminar el alcohol de la alimentación. Esto no implica que no puedas tomar una copa de vino, pero hay que tener en cuenta que sumará 80 calorías que no aportan ningún nutriente. Y si hablamos de una bebida destilada puede llegar hasta 200.

@mia_revista para @cocinatis | Madrid | Actualizado el 23/06/2018 a las 12:55 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.