Exclusiva

Ana Umbral, la amiga íntima de Silvia Tortosa y la beneficiaria sorpresa de la herencia millonaria

La actriz falleció el pasado 23 de marzo de manera repentina y sin descendencia, por lo que ha sido un misterio a quién habría dejado su legado de entre 5 y 6 millones de euros. Además, se supo que había iniciado los trámites de separación por una supuesta infidelidad del que era su marido con Marina Lozano.

Publicidad

El testamento de Silvia Tortosa, fallecida el pasado 23 de marzo sin descendencia, ya se ha abierto. Son cuatro los beneficiarios de esta herencia de entre 5 y 6 millones de euros, sobre las que había dudas de en quién recaería.

Una de las afortunadas es Ana Congost, una de las amigas más íntimas de la actriz y también su albacea. Pilar Vidal habló en exclusiva con ella y, tras negarle saber nada sobre el testamento, le confesó que por suerte Tortosa quería mucho a su nieto, dando a entender que se había visto beneficiada.

Las siguientes beneficiarias han sido las hermanas de la congregación madrileña 'Hermanitas de los Pobres, a las que Silvia visitaba a menudo e hizo donaciones hasta poco tiempo después de fallecer.

Ellas han recibido, según el periodista José Manuel Parada, alrededor de 50.000 euros. Con ellas hemos hablado y se han mostrado muy emocionadas al recibir la noticia.

La sorpresa al abrir este testamento ha venido con los otros dos beneficiados. Uno de ellos ha sido su otra gran amiga Ana Umbral, hermana de Pepe Umbral, cantante y expareja de la actriz.

Finalmente, el último cuarto de su legado ha sido para la familia de uno de los hombres con los que se casó en Estados Unidos. Para esta familia han sido sus bienes en el país americano, las propiedades en Baltimore y Miami.

El testamento deja fuera, por tanto, a Carlos Cánovas, con quien mantuvo una relación hasta meses antes de fallecer, cuando rompieron por una supuesta infidelidad de su marido. En ese momento, y antes de un viaje a Estados Unidos, Silvia Tortosa cambió el testamento por novena y última vez.

Carlos Cánovas, según ha contado Beatriz Cortázar, que no va a impugnar el testamento, pero tendrá que demostrar si fue su marido, si seguían casados y, si no ha llegado a divorciarse, podrá pedir la parte del usufructo que le pudiera corresponder. "Esto no significa que impugne el testamento, pero tiene unos derechos", ha explicado la periodista.

Además de su marido, sus primas tampoco se han beneficiado de la herencia millonaria a pesar de que Elisenda, una de ellas, aseguró en su visita a plató que tenían una buena relación y que quería tener un recuerdo de la actriz.

Antena 3» Programas» Y ahora Sonsoles

Publicidad