Pone de manifiesto que esta crisis de los partidos se produce "por mantener la posición que llevamos manteniendo meses. Es una decisión mayoritaria en la ejecutiva que se ha tomado por unanimidad también", destaca. "La gente que está en casa y no quiere que su voto sirva para que Sánchez sea presidente es tan patriota como los que no quieren que sea presidente", defiende.

Cree que los últimos movimientos del PSOE en Navarra justifica aún más su posición. Ella misma ha estado en los últimos días en Pamplona para intentar "que el PSOE rectificara y no se fuera con Batasuna o Geroa Bai".

Respeta la decisión de los que han sido sus compañeros y destaca que "hubo un acuerdo por unanimidad para hacer a Sánchez presidente" y cree que hay que respetar esos acuerdos.

Considera importante que después de 4 años de responsabilidad en la oposición puedan gobernar y se erige como una "garantía en la renovación". Confirma que Rivera fue a ver a Sánchez y niega que el de Ciudadanos le haya dado plantón al presidente del Gobierno en funciones. Sin embargo, matiza que "no hacen falta tantas reuniones para decir que ha plantado su investidura".

Para Arrimadas el PSOE está haciendo un "teatrillo" para presionar que apoyen la investidura de Sánchez, pero reconoe que ella viene de Cataluña y está acostumbrada a ello: "He soportado muchas presiones y no me asustan", ataja.

Lamenta que Manuel Valls le diera la alcaldía a Ada Colau "sin condiciones" y cree que podían haberse barajado otras alternativas.