"No me considero un gruñón por las mañanas", respondía Albert Rivera a la primera pregunta de Susanna. El líder de Ciudadanos ha visitado la casa la presentadora de Espejo Público para hablar, en una manera distendida, sobre política. Aunque también ha hecho referencia a asuntos personales.

Rivera ha reconocido que no soporta el sectarismo: "Hay que respetar y no imponer cosas a nadie", ha respondido. "Hay profesionales del odio. Yo quiero vivir y que me dejen vivir", ha continuado.

El líder de Ciudadanos ha reconocido que las críticas no le hacen daño personalmente. Lo que de verdad le afecta, reconoce Rivera, es que su familia se vea dañada. Incluso, ha llegado a reconocer que su madre le ha llamado llorando por las críticas e insultos que ha recibido.

Al político catalán le gusta hacer deporte en campaña. La natación es el deporte que practica cuando se encuentra en campaña: "Me relaja", asegura.

Sobre Vox, Rivera ha respondido que cuando un partido tiene claro sus principios, no tiene por qué dudar de nada. "No acabo de entender eso de criticar a los medios y luego no ir", critica Rivera. Sobre las críticas recibidas por la oposición por su falta de claridad a la hora de tomar un rumbo ideológico, ha respondido: "Yo me dedico a proponer. Los españoles ya estamos hartos de rojos y azules".

Respecto a las crisis con Cataluña, el dirigente de Ciudadanos ha respondido: "El mal esta hecho". En caso de que su hija fuera independentista, Rivera ha aclarado que por encima de la ideología está el amor condicional. "Que sea lo quiera ser. Crea lo que crea, que sea respetuosa y libre", ha reconocido.

Rivera también ha querido hacer un balance del último año político."En política hemos vivido una moción de censura, una pacto de investidura roto y hemos llegado al gobierno de Andalucía", ha confesado. De 12 años que lleva en política, el líder naranja asegura que no cambiaría nada. Uno de los momentos de la entrevista ha sido cuando ha hecho referencia a los cambios en su vida personal. "Dejé una relación de cuatro años y he empezado otra", haciendo alusión a su nuevo noviazgo con la cantante Malú.

Por último, cuando Susanna le ha preguntado que con quién no se tomaría un café, Rivera ha sido claro: "Creo que soy capaz de tomarme un café con todo el mundo".