Miryam Fernández y su marido se casaron el 3 de agosto de 2013 en una celebración a la que asistieron más de 80 invitados. De ese día tan especial guarda el libro de fotografías, el vídeo de la boda e incluso el vestido que lució en su camino al altar.

Sin embargo, seis años después del enlace, el juzgado de Salamanca asegura que su matrimonio nunca existió y que siguen estando solteros a pesar de que tras la boda acudieron al Ayuntamiento, donde les entregaron el libro de familia.

Miryam denuncia que le ha llegado una citación judicial en la que le piden que acuda al registro con dos testigos. Por contra, el secretario del Ayuntamiento de Rollán, tampoco sabría cómo actuar ya que es la primera vez que se da una situación como esta, asegura Fernández.

La afectada asegura que al principio pensaba que les estaban tomando el pelo y afirma que no se han planteado volverse a casar por que ellos se casaron el 3 de agosto de 2013 y quieren mantener esa fecha en su recuerdo.