Esta trabajadora lamenta que "hay muy malos tiempos para el trabajo y ha bajado mucho el el turismo, así que los autónomos tenemos que ganarnos la vida".

Señala que ni manifestantes ni huelguistas le han recriminado que abriera su establecimiento. En los últimos días ha visto como enfrente de su bar montaban barricadas y colocaban contenedores en medio de la calle para prenderles fuego. "En ese momento llegaron los antidisturbios y se arregló la situación", destaca.

"Noto que la gente esta muy cansada y se quejan de esto. Tienen ganas de que todo termine", afirma.