Publicidad

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Pionera del ejército

Ana Betegón: "Me he apuntado a todos los bombardeos que he podido"

Ana Betegón, la primera mujer española que ha dirigido un hospital militar, es una de las pioneras del ejército español. Médico y militar, ha ascendido hasta el grado de Coronel, es una apasionada de la vida castrense y del trabajo médico, sus dos grandes pasiones.

Hoy en Espejo Público hemos puesto frente al espejo a una mujer de armas. Ana María Betegón Sanz, de 58 años, fue una de las primeras en entrar en el ejército español y ha tenido la fortuna de poder combinar sus dos grandes pasiones: La medicina y las Fuerzas Armadas.

Hoy es Coronel Médico, está casada y con dos hijas. Quizá lo más destacado de su larga trayectoria en el ejército es que ha sido la primera mujer en dirigir hospitales militares, tanto de campaña, en Afganistán, como en España.

Ana, apasionada de los desfiles, nos cita para la entrevista en “una zona emblemática de Madrid, porque para mí es un sueño no cumplido, poder desfilar en el día de las Fuerzas Armadas, por este paseo de la Castellana”, asegura. No le gusta el término coronela, dice que en el ejército no hay el femenino en ese sentido.

P- Me cuentan que le gustan mucho los uniformes, la marcialidad… y dicen de usted que se apunta a un bombardeo.

R- Pues a todos los bombardeos que he podido. He estado como 6 veces en Afaganizstan, en Kirgicistán, en la zona de Aviano cuando lo de Bosnia y luego he estado muchas veces de misión con los submarinistas del ejército.

P.- No le gusta hablar de machismo, pero cuando empezaba, le hicieron un cambio con respecto a sus compañeros que no le gustó mucho…

R.- Pues la verdad es que sí. Estábamos en la Academia General militar y nos hicieron una zona de cuartos de baño. Quitaron una ducha para ponernos un bidé, cuando realmente lo que queríamos nosotras era más duchas.

P.- Creo que en más de una ocasión ha tenido que poner firmes a más de uno, porque ha estado usted con más de 2.800 hombres, siendo usted la única mujer.

R.- Mi primer destino fue la Brigada Acorazada. Entraba vestidita de blanco por el cuartel y oí un “tía buena”. Dije “cielos”, o llamo la atención a alguien o si no me van a tomar el pelo siempre y me volví y les llamé la atención.

P.- Está usted muy acostumbrada a ser la primera. La primera en asumir el mando de un hospital en Herat, Afganistán, la primera al mando de una unidad operativa y también la primera en dirigir un hospital militar… ¿Le hubiera gustado ser la primera general médico del ejército?

R.-Por supuesto que sí. Yo creo que tiene que ser una ambición de toda persona… llegar al puesto más alto.

P.- ¿Es usted muy mandona?

R.- Pues la verdad es que sí.

P.- ¿Más en casa o en el trabajo?

R.- Más en el trabajo. Mandando unidades hay que mandar y para eso hay que ser muy mandona.

P.- Usted es militar, su marido también es militar, una de sus hijas también es militar y la otra lo quiere ser, ¿cómo ha vivido usted la conciliación?

R.- Pues la verdad es que lo hemos debido hacer muy bien, porque cuando mi marido se iba de misión yo me quedaba cuidando las hijas y a la inversa. Mi marido ha sido una persona estupenda, tan pronto estaba haciendo la comida, como les estaba haciendo las trenzas a las crías…

P.- ¿Pesan mucho las tres estrellas que lleva en el hombro?

R..- Pesa mucho sacrificio. 31 años de corrido y nunca he dicho que no a nada y yo creo que he demostrado a mis mandos es que podían contar conmigo.

Ana Betegón vive con mucha intensidad su trabajo y su vida. Ahora, que ha tenido que dejar la primera línea, y ocupar un puesto de gestión en despacho, lo acepta porque es militar, pero no es lo que más le gusta.

"Yo intento pelear por que se erradique la palabra discriminación del diccionario"

Aún así anima a las mujeres a la carrera castrense: "Una de las cosas que me ha llamado mucho la atención dentro de las FFAA es que hace 32 años que estamos las mujeres y se ha adaptado a una velocidad de vértigo a que estén las mujeres en el ejército. Y no he encontrado ningún techo de cristal. Yo intento pelear contra una palabra que quiero que se erradique del diccionario, que es la palabra discriminación. Yo creo que somos las que ya estamos, las que tenemos que dar ejemplo a las que ya van a venir… En el ejército si trabajas, como en todos los trabajos, si sigues para delante y te esfuerzas, tú sigues tu trayectoria. Lo único que tenemos que demostrar las mujeres es que somos como somos: de una gran valía.”

Puedes volver a ver en Espejo Público la entrevista a Ana María Betegón Sanz, coronel médico de profesión en ATRESPLAYER.