EDUCACIÓN

Todo el mundo habla del Método Montessori, pero... ¿Sabes en qué consiste?

Alabado y criticado a partes iguales: Puntos fuertes y débiles del método educativo de moda.

Todo el mundo habla del Método Montessori, pero... ¿Sabes en qué consiste?

Todo el mundo habla del Método Montessori, pero... ¿Sabes en qué consiste? Pexels.

Publicidad

STORIES

El Método Montessori se ha hecho muy famoso, tanto en las tiendas de decoración como en los libros de pedagogía. En este artículo se explican las bases de la teoría para entenderlo, así como algunas de las críticas que ha recibido.

María Montessori (1870-1952) fue una reconocida psiquiatra y pedagoga italiana, así como la creadora del Método Montessori. Este método se puede definir como un modelo educativo que enfatiza la necesidad de obtener un desarrollo integral en el niño, favoreciendo el desarrollo natural de sus capacidades intelectuales, físicas y espirituales.

Esta filosofía, que trabaja sobre bases científicas relacionadas con el desarrollo físico y psíquico del niño, supuso una auténtica novedad y cada vez se expande a un ritmo más acelerado.

Se diferencia con respecto a los métodos tradicionales en que no se basa en sistemas rígidos ni en el cumplimiento de criterios específicos de evaluación académica. Para Montessori lo primordial es el respeto y la promoción de la independencia del niño.

Se trata de una teoría complicada de entender, sin embargo, resaltamos a continuación los aspectos básicos y generales del método.

Cómo organizar un ambiente según el Método Montessori

Con el Método Montessori se busca un ambiente preparado, adaptado a las necesidades del niño en función de la edad, un espacio amplio y abierto, una decoración simple, un espacio limpio y ordenado, que sea estéticamente atractivo y con elementos naturales como plantas.

El objetivo de estas características en el ambiente es facilitar el movimiento y la exploración con total libertad.

Se divide el aula por áreas en las que se exponen los materiales que necesitan los niños para trabajar individualmente o en grupo, respetando el propio ritmo de cada uno con libertad y autodisciplina.

En este espacio preparado, cada niño encuentra las actividades que satisfacen sus necesidades evolutivas.

El aula Montessori se divide en grupos de 3 años con un número elevado de alumnos: de 0 a 3, 3 a 6, 6 a 12 y 12 a 18 años.

Desde el Método Montessori se defiende que existen periodos sensibles para adquirir determinadas destrezas y conocimientos (por ejemplo: épocas en las que es importante desarrollar el lenguaje o los sentidos y épocas en las que es importante desarrollar el pensamiento abstracto).

Con este método se favorece la cooperación, el respeto mutuo, el deseo de aprender y la incorporación del conocimiento al enseñarle a otros.

Materiales imprescindibles del Método Montessori

El método Montessori incluye determinados materiales que fueron desarrollados por la propia Montessori y sus colaboradores.

Se priorizan los materiales naturales, como la madera, antes que otros más artificiales como el plástico o similar.

Los materiales Montessori fueron diseñados en un contexto experimental dentro del aula, con el fin de que sea interesante para el niño según su etapa evolutiva y de promover el desarrollo del conocimiento y del pensamiento abstracto.

Durante la clase se da libertad al niño para escoger cualquier material, juego o contenido educativo de entre los que hay disponibles en el aula.

El propio material mostrará al niño si está utilizándolo correctamente. De esta manera, se acepta el error como parte del proceso de aprendizaje, se fomenta la tolerancia a la frustración, la exploración libre, la autoconfianza y la "autoeducación" al ser los niños una parte activa en su propio aprendizaje.

El papel del profesor en el Método Montessori

En el Método Montessori, el profesor guía el aprendizaje de los alumnos realizando roles relacionados con la preparación del entorno académico, la observación de los niños para promover el aprendizaje individualizado, la introducción de nuevos materiales educativos y el aporte de información.

El profesor supervisa, ofrece ayuda y observa a cada niño, evaluando sus necesidades, capacidades e intereses. En base a ello le ofrece lecciones y oportunidades de trabajo, interviniendo cada vez menos, a medida que el niño se desarrolla, y ayudándole a ganar autoconfianza y disciplina interior.

Con este método no se imparten ni premios ni castigos, la satisfacción es interna y surge del trabajo personal de cada uno.

Otra de las características más relevantes del Método Montessori es la presencia de clases de 3 horas ininterrumpidas con el objetivo de favorecer el logro de un estado de concentración que potencie el aprendizaje.

Críticas al Método Montessori

Algunas críticas de este método son las siguientes:

  • Los conocimientos académicos se pueden retrasar: Puede pasar sobre todo si al niño no le interesan ciertas asignaturas y esto se potencia con que él mismo marca su propio aprendizaje con libertad.
  • No tiene continuidad: No existe una educación superior que siga este método, por lo que cuando el niño quiera continuar sus estudios superiores tendrá que adaptarse al cambio de los centros educativos tradicionales.
  • Dudas sobre su evidencia científica: El propio método defiende la no evaluación del alumno, por tanto existen dificultades para identificar las variables de su éxito.
  • Confusión sobre la propia teoría: Algunas explicaciones sobre el desarrollo evolutivo de los niños son confusas y desde otras teorías se critican.
Novamas » Vida

Publicidad