PRECAUCIÓN

Tabla de quesos: ¿Cuáles puedes comer y cuáles no si estás embarazada?

Los quesos son uno de los alimentos con los que las embarazadas deben tener precaución. Te cuento por qué y te doy una ideas para cualquier celebración.

Tabla de quesos

Tabla de quesos Pexels

Publicidad

STORIES

Las tablas de queso son una absoluta delicia para los sentidos. No haycelebración que se precie sin una buena variedad de quesos en la mesa. Pero este año, en alguna celebración tienes la suerte de tener una mujer embarazada a tu mesa ten en cuenta qué quesos puede comer y cuáles no. Aquí va la tabla de quesos perfecta.

No... es mentira, no hay una única tabla de quesos perfecta. Y qué suerte. Los amantes de queso no pueden (podemos) vivir sin él, y menos aún en Navidad. ¡Qué más se puede pedir que una tabla de quesos bien elaborada y presentada! Y lo mejor de todo es que podríamos combinar quesos y más quesos sin repetir durante todos los días en los que las celebraciones navideñas juntan a la familia en torno a tal manjar. Bueno, que sí, y el marisco, pero es que el queso…

Variedades de queso para hacer una buena tabla

No hay un límite como no hay tabla de quesos única, pero entre cinco y ocho distintos te dan la opción de experimentar sin saturarte demasiado. Obviamente habrá que tener en cuenta que estos días la mesa se llena de alimentos, así que no centremos todo en torno al queso.

Podemos ofrecer nuevas experiencias o ir a tiro hecho con los quesos clásicos que ya sabes que triunfarán, todo dependerá de lo atrevidos que sean en la familia.

Será estupendo si combinas diferentes tipos de leche según el animal del que procede, tipos de textura como pasta blanda, untable o pasta dura, diferentes tipos de maduración comenzando por el tierno hasta un viejo o añejo.

Si combinas también intensidades, recuerda a tus comensales que deberían comenzar por el menos intenso al más potente para que no se vean alterados los sabores.

¿Con qué se puede acompañar el queso?

Las alternativas son enormes y ninguna de ella pasa por unas patatas fritas de bolsa. Una gran selección de quesos combina de lujo con una gran selección de panes, incluso regañás o picos de pan, que además "limpiarán" el paladar para el siguiente trocito.

Además de pan, puedes añadir algo de fruta como uvas ("uvas con queso saben a beso", ya lo dicen las abuelas), pero no te quedes ahí, una manzana ácida hará que el siguiente bocado de queso sea una explosión de sabor.

Y si el objetivo es tener a tu cuñado aplaudiendo en pie, ofrece mermelada de tomate, naranja amarga, frambuesa o dulce de membrillo.

Sí, estás visualizándolo y salivando. Es normal. No merece menos. Pero... si este año una de tus invitadas está embaraza, ¿se nos cae el castillo de naipes que teníamos en mente?

Para nada. Sigue leyendo.

¿Por qué hay quesos que no pueden tomar las mujeres embarazadas?

Durante la época del embarazo tenemos que tener precaución no sólo con algunos tipos de queso, también con la carne o pescado crudo, además de un extra en limpieza de frutas y verduras.

La razón es porque el sistema inmunitario está concentrado en tareas mucho más importantes y los patógenos que antes pasaban sin más, ahora pueden suponer un riesgo para la madre y el bebé.

Es el caso de Listeria monocytogenes que puede estar presente en los quesos elaborados a partir de leche cruda. A la madre le supondrá unos síntomas similares a una gripe, pero los riesgos para el feto son altos, desde malformaciones hasta poder sufrir un aborto.

También puede afectar negativamente a ancianos, inmunodeprimidos o niños pequeños.

Por eso la mejor opción en estos casos es elegir quesos pasteurizados. En la etiqueta podrás leer si son elaborados a partir de leche cruda. Si tienes duda porque el queso lo has comprado en una tienda artesanal y no has preguntado, es mejor evitarlo.

Quesos para embarazadas

  • Quesos frescos elaborados a partir de leche pasteurizada.
  • Quesos como provolone, mascarpone o mozzarella pasteurizados.
  • Quesos como edam, gouda o emmental pasteurizados.
  • Quesos semicurados, curados, viejos o añejos. Es en estos últimos en los que más frecuentemente encontraremos los elaborados a partir de leche cruda. Leamos bien las etiquetas.

Quesos prohibidos para embarazadas

  • Quesos que deberíamos evitar en nuestra tabla apta para embarazadas:
  • Cualquier queso elaborado a partir de leche cruda, pero no son los únicos.
  • Quesos de pasta blanda, madurados o no, incluso pasteurizados como el queso brie o camembert.
  • Quesos azules como roquefort o cabrales.Pese a que pueden estar pasteurizados y los mohos están controlados, pueden suponer algún riesgo en estos momentos en los que estamos más débiles inmunitariamente.

Un extra de información a tener en cuenta:

En el caso del queso brie o camembert podemos utilizarlo en salsas siempre que lo hayamos calentado a altas temperaturas.

Durante el embarazo debería retirarse la corteza. Y en todos los casos (también sin embarazo): corteza pintada de los quesos de pasta prensada no es comestible y tampoco deberíamos dársela a nuestras mascotas. No es tóxica, pero tampoco comestible. Se pinta por una cuestión estética, así que cuando escuchamos "corteza plástica no comestible", ya sabéis de qué es.

Ahora ya tenéis la información, en vuestra mano está la decisión.

Novamas » Vida

Publicidad