RASGO ÚNICO

Qué son las personas PAS (personas altamente sensibles)

Sin conocer el significado real de este término podemos llegar a pensar cosas que no son. No se trata de un tema de salud mental, hablamos de emociones y sensibilidades. Te contamos todo lo que debes saber acerca de las personas altamente sensibles, un rasgo presente en el 20% de la población.

Publicidad

STORIES

Todos somos diferentes. Unos sienten más y otros menos, pues cada persona tiene su propia personalidad y el derecho a emocionarse o a enfadarse más de lo considerado como habitual. Precisamente, en los años 90, la psicóloga americana Elaine Aron decidió indagar todo lo posible acerca de la sensibilidad en los seres humanos.

Tras una extensa investigación llamada 'Sensibilidad de Procesamiento Sensorial', Aron acuñó el término de persona PAS, publicando en 1996 un libro que lo cambiaría todo para las personas altamente sensibles.

Qué es una Persona Altamente Sensible

Un individuo PAS es aquel que tiene un sistema neurosensorial mucho más desarrollado de lo socialmente establecido como 'normal', algo que hace que su sistema nervioso sea más sensible al del resto. Esto significa que tiene una capacidad mayor de percibir, sentir e incluso responder a los estímulos diarios, tanto los que nos rodean -los externos-, como los que nos afectan a nivel interno. Así pues, perciben más estímulos y reciben mucha más información, pero no estamos delante de un trastorno de salud mental.

Su capacidad empática y emocional es mucho mayor, algo que les permite vincularse estrechamente a sus emociones, a las personas e incluso a determinados hechos, aunque en algunas situaciones puede ser perjudicial, ya que son más susceptibles a los estímulos y les afecta mucho más todo lo que pueda pasar.

Qué son los pilares D.O.E.S de una persona PAS

Con el paso de los años se ha ido trabajando mejor este rasgo, así como las características de las personas PAS. El llamado D.O.E.S explica los cuatro pilares básicos sobre los que se fundamenta una personalidad altamente sensible.

Procesamiento profundo o deep processing

La letra D hace referencia al procesamiento profundo, una de las características más destacadas. Se trata de la tendencia de pensar y reflexionar mucho sobre cualquier cosa que ocurre o pasa por la cabeza. Si se trata de un tema que nos preocupa, la afectación puede ser mayor, pero también puede significar una mayor necesidad de aprender sobre algo que nos gusta.

Sobreestimulación o overstimualtion

Por otro lado, la letra O significa sobreestimulación. Como hemos visto, las personas PAS captan mucha más información que el resto, por lo que en determinadas situaciones donde la cantidad de estímulos es elevada, los individuos con este rasgo pueden saturarse fácilmente al tener que procesar muchos más datos y emociones.

Emoción y empatía o emotional reactivity & empathy

La E de emoción y empatía está relacionada con la capacidad de sentir y de ponerse en la piel de los demás. Las personas PAS viven y sienten todo con las emociones a flor de piel, tienen una mayor capacidad de reacción ante las situaciones, algo que provoca que las vivan intensamente, tanto las buenas, como alegrarse mucho más que el resto por un hecho determinado; como las malas, como entristecerse más por una pérdida, por ejemplo.

Sensibilidad hacia las sutilezas o sensing the subtle

Por último, la S habla de la sensibilidad hacia las sutilezas. Comúnmente, las personas PAS suelen tener los cinco sentidos o algunos de ellos mucho más desarrollados que el resto, por lo que captan muchos más detalles y sutilezas que escapan a ojos de la mayoría, aunque también son muy sensibles ante cualquier pequeño cambio en su entorno.

Características de una persona PAS

Más allá de los rasgos mencionados, las personas con alta sensibilidad suelen necesitar más tiempo que el resto para tomar decisiones e incluso para adaptarse a los cambios que se producen a su alrededor, aunque esto también los lleva a estar muy seguros de las decisiones que toman.

Además, al tener sus sentidos más desarrollados, es común que sientan rechazo hacia estímulos fuertes, como luces, sonidos e incluso olores. Así mismo, pueden agobiarse fácilmente ante situaciones estresantes e incluso en espacios en los que converge mucha gente.

Por ello, se recomienda contar con el apoyo de un profesional para poder hacer frente a las consecuencias que pueden derivarse del rasgo como la ansiedad, la incomprensión e incluso algunos miedos.

Novamas » Vida

Publicidad