NovaMás » Vida

TODO LO QUE NECESITAS SABER

¿Qué significa cada tipo de tos en los niños?

Una guía clara y determinante que te va a iluminar sobre uno de los clásicos del invierno: la tos en los más pequeños.

La tos en los niños puede ser de diversos tipos.

iStock La tos en los niños puede ser de diversos tipos.

Publicidad

Otoño e invierno son las épocas del año más temidas por la aparición de todo tipo de virus que campan a sus anchas y siempre suelen elegir a las mismas víctimas: los más pequeños de la casa. Con la bajada de los termómetros, la tos se convierte en la música habitual de todos los hogares y es una preocupación para los sufridos padres. Y más desde que el coronavirus se ha instalado entre nosotros y no nos da tregua.

Para saber a qué nos enfrentamos, la doctora Laura Álvarez -@lapediatralaura en Instagram, con más de 66.000 seguidores- ha compartido una guía sencilla y muy gráfica en la que arroja luz sobre diferentes cuestiones de la tos en los niños y niñas. Una tabla a la que agarrarse para sobrevivir a los estragos de esta molesta acompañante para peques y padres.

¿Qué es la tos?

La tos es un mecanismo de defensa del cuerpo para eliminar secreciones, partículas irritantes o cuerpos extraños de las vías respiratorias. Como apunta la pediatra @lapediatralaura, es el motivo de consulta más frecuente en atención primaria pediátrica, con entre un 10% y un 20% del total de consultas. Aparece habitualmente a causa de los resfriados y suele tener una duración inferior a 3 o 4 semanas, siendo lo más común que persista entre 4 días y 2 semanas.

Existen varias formas de catalogar los diferentes tipos de tos en los niños, aunque las más habituales son según su duración y su sonido.

¿Cuánto le va a durar la tos?

Tos aguda

Según la doctora Álvarez, suele durar menos de 3 o 4 semanas y es la más frecuente entre los niños. Aparece de forma repentina y es causada a menudo por resfriados comunes o infecciones de las vías respiratorias superiores. En el 90% de los casos desaparece antes de las 3 semanas. Generalmente, un peque sano suele tener entre 7 y 10 infecciones respiratorias al año, que se manifiestan a través de la tos.

Tos subaguda y crónica

Dura entre 3 o 4 semanas en el caso de la subaguda y más en el de la tos crónica, que se puede alargar hasta las 8 semanas. Generalmente, suele requerir estudio, aunque a veces es a causa de diferentes procesos que se solapan, escribe @lapediatralaura.

La tos del niño suena...

Cada tipo de tos tiene un sonido diferente según las zonas de las vías aéreas afectadas, como por ejemplo infecciones altas (seca e irritativa), laringe (ruidosa y metálica) o vías respiratorias bajas (silbido o pitido). Repasamos las más comunes según lo que expone la guía de la pediatra Laura Álvarez.

Tos seca

Este tipo de tos no produce flema ni moco, es molesta y puede causar sensación de cosquilleo. A menudo se debe a la irritación de garganta.

  • Irritativa: Se manifiesta en el inicio de los resfriados y se asocia al dolor de garganta. También puede ser causada por irritantes químicos o el humo del tabaco.
  • Psicógena: Es un tipo de tos muy aparatosa y se suele dar en niños menores de 6 años. Habitualmente aparece más durante el día y mejora por la noche.
  • Asmática: Nocturna y persistente, suele aparecer cuando hacemos ejercicio, reímos o realizamos alguna actividad física. Puede venir acompañada de dificultad para respirar, sibilancia o dolor de pecho.
  • Neumonía atípica: Tos que se presenta con síntomas como febrícula, dolores musculares o cefalea, entre otros.

Tos perruna o de foca

Ruidosa y metálica, recuerda al ladrido de un perro y suele amargar más de una noche a niños (y madres y padres). Suele deberse a una inflamación de la laringe y la tráquea, por lo que es muy habitual que venga acompañada de voz ronca y afonía.

Tos paroxística

Es un tipo de tos violenta, intensa y convulsa, que llega sin avisar y brota en ataques. Puede ser consecuencia de un atragantamiento o por tos ferina, en ataques de tos intensos seguidos de un silbido intenso al coger aire.

Tos productiva

Es la tos que viene acompañada de moco y flema, esto es, la típica de los resfriados que se surge por exceso de secreciones y congestión nasal. Habitual también en caso de enfermedades de vías respiratorias bajas como neumonía, bronquitis o bronquiolitis.

Un doctor, auscultando a un bebé.
Un doctor, auscultando a un bebé. | iStock

¿Cómo tratar la tos en niños?

Visitar al médico es siempre la mejor opción ante la menor duda. La doctora Álvarez afirma que el tratamiento debe realizarse en función de la causa y explica que esta puede identificarse en el 80% de los casos; el tratamiento será efectivo en el 90%.

  • Recomendaciones: Para aliviar la tos se recomienda que el niño se hidrate bien, tomando líquidos tibios, además de hacer que duerma semiincorporado, realizar lavados nasales frecuentes, evitar el humo del tabaco y el aire caliente y seco.
  • A evitar: @lapediatralaura avisa que no hay evidencia científica que justifique el empleo de tratamientos sintomáticos como antitusivos, mucolíticos o antihistamínicos, pues no se ha demostrado su eficacia y asocian efectos secundarios potencialmente graves. De hecho, en muchos países se desaconseja por debajo de los 6 años.
  • Remedios caseros: ¿sí o no? La doctora se queda con la miel, cuya eficacia contra la tos ha quedado demostrada en diferentes estudios. A evitar en niños menores de un año por el riesgo de botulismo. Por contra, desaconseja otros clásicos remedios como los ungüentos, la cebolla por la falta de evidencias que avalen estas prácticas.

¿Cuándo tengo que llevar al médico a mi hijo?

Siempre conviene hacer caso a nuestro sentido común y consultar al pediatra ante cualquier duda.

En caso de que el niño tenga dificultad para respirar, se le marquen las costillas, se hunda el esternón o suene un pitido cuando respire, hay que acudir con urgencia a un profesional. También si sospechamos de la aspiración de un cuerpo extraño o el niño presente un mal estado general.

Igualmente, conviene salir de dudas si tiene tos perruna, intensa o muy persistente, con fiebre de más de dos días, dolor de oído o supuración, tos y mocos durante más de 10 días.

Otras posibles señales de emergencia son el inicio neonatal, la tos con la ingesta, con expulsión de sangre o mal estado general.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Anima a tus hijos a comer sano con estos snacks de verduras

Publicidad