MENÚ NAVIDEÑO

Marisco y pescado ultracongelado para Navidad: ¿Es recomendable?

El pescado ultracongelado puede ser una gran opción para las comidas y cenas navideñas por su precio y por otras ventajas. Pero hay que saber comprarlo y cómo descongelarlo correctamente. Te lo cuento todo en este artículo.

Filetes de salmón ultracongelado.

Filetes de salmón ultracongelado. iStock

Publicidad

Es un básico en nuestras mesas sobre todo en estas fechas. El pescado y el marisco son dos productos de alta calidad nutricional, pero también dura poco (y este año no podemos negar que el precio nos lo pone difícil). Ojalá tuviéramos alguna opción en la que estas desventajas quedaran resueltas... Mira qué suerte, ¡la tenemos! La ultracongelación, pero ¿mantiene sus características? ¿cómo se compra? ¿Y para descongelar? Vamos con todas las claves para hacerlo bien.

¿Qué es la ultracongelación?

Es un proceso de conservación de los alimentos donde se somete a una temperatura de -40ºC en un periodo de tiempo muy bajo, normalmente inferior a dos horas. Es una congelación dinámica, al revés que en nuestra casa, que es estática.

En nuestras casas dejamos el producto en el congelador (a -18ºC) y se va congelando poco a poco de fuera a dentro. En este caso, el agua del interior del alimento forma cristales grandes que, dependiendo de las características del alimento, puede sufrir alguna modificación de la textura.

En cambio, el proceso de ultracongelación es tan rápido, que los cristales que se forman son muy pequeños, cosa que consigue que, además de mantener todas sus propiedades nutricionales intactas, también mantiene el sabor y la textura.

Ventajas de los alimentos ultracongelados

Las buenas características del alimento no es la única ventaja de la ultracongelación, también tiene un mejor precio y podemos comprarlo fuera de la estacionalidad del producto.

Con esto, ya deberíamos tener claro que comprar pescado y marisco ultracongelado nos permite anticiparnos a la subida de precios propia de la Navidad.

¿Cómo comprar pescado y marisco congelado?

Nos debemos fijar en que tanto el envase como el marisco y el pescado estén íntegros. Que mantenga buen aspecto y que el envase no tenga escarcha. Será fundamental mantener la cadena de frío y que llegue a nuestro congelador cuanto antes.

En el caso del marisco comprobaremos si estamos comprándolo en crudo o ya cocido. En el primer caso debemos cocerlo después, no es recomendable comer marisco crudo.

¿Cómo descongelar el pescado y el marisco?

Nunca hay que descongelar a temperatura ambiente, eso favorecerá el crecimiento de microorganismos. Si lo vamos a hacer a la plancha, lo mejor es descongelarlo en la nevera.

Es la mejor opción para alimentos como el pulpo o el marisco cocido. En el caso de crustáceos crudos, pero con cáscara, como las gambas, puedes sumergirlo en agua fría con un puñado de sal en el que introduzcas las piezas.

Si se va a hacer cocido, sí se puede hacer directamente desde su estado congelado. Una vez cocido, lo echaremos en agua fría con sal y hielo para que la carne se desprenda de la cáscara y sea más fácil retirarlo.

¿Se puede volver a congelar después de haber descongelado y cocinado?

No, no es recomendable la congelación después del cocinado. Si está en crudo, se puede cocer y congelar, pero si ya está cocido no es recomendable.

Diferencias entre comprar ultracongelados y congelar en casa

Comprarlo fresco y congelar en casa es otra opción. Pero debemos tener en cuenta que el tipo de congelación no es igual que la ultracongelación.

Las ostras o los percebes no se recomienda congelarlos, pierden sabor y no compensa. Con las gambas o nécoras, es mejor congelarlo una vez cocido, salvo que lo vayamos a comerlo a la plancha, en ese caso sí será mejor congelar en crudo, pero teniendo en cuenta que es posible que las cabezas de gambas, langostinos o cigalas se ennegrezcan en la zona de la cabeza. No es malo, pero el aspecto no queda demasiado bien.

En el caso de los centollos o buey de mar, lo coceremos y congelaremos con las patas mirando hacia arriba para evitar que se pierda el caldo.

Siempre deberá estar correctamente sellado en un envase íntegro o film, poniendo la fecha en la que lo hemos congelado sin que pasen más de tres meses desde la congelación.

Ahora ya sólo queda disfrutar de estos días de los mejores productos en la mejor compañía.

Novamas » Vida

Publicidad