CALIDAD

Cómo elegir un buen yogur del súper

En los supermercados abundan productos que se llaman yogur, pero que en realidad no lo son. En este artículo te enseño a saber lo que estás comprando para que puedas decidir.

Publicidad

Es uno de los productos estrella en los lineales del supermercado, filas y filas de lo que creemos que son yogures. Pero... ¿lo son? ¿En qué debemos fijarnos para saber que realmente estamos comiéndonos un yogur? La siguiente pregunta es obligada: Si no es yogurt aunque parezca que sí... ¿qué es lo que estamos comprando?

No hay ninguna duda sobre la buena calidad nutricional de un yogur. De hecho, significa "larga vida". No lo digo yo, lo dijo un científico ruso en 1873, Élie Métchinikoff, cuando viajó a Bulgaria y relacionó la longevidad de los habitantes con el consumo de Lactobacilus bulgaricus que tomaban en una especie de leche fermentada.

Desde que se domesticó animales se ha consumido leche y fermentarla es una manera de conservarla, árabes, turcos, indios… todos han tomado algo similar al yogur.

¿Qué es un yogur?

Para poderlo llamar yogur (o yoghourt), así vendrá en la etiqueta, tiene que responder a lo siguiente (copio de la normativa): "El producto de leche coagulada obtenido por fermentación láctica mediante la acción de Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus y Streptococcus thermophilus a partir de leche o de leche concentrada, desnatadas o no, o de nata, o de mezcla de dos o más de dichos productos, con o sin la adición de otros ingredientes lácteos. El conjunto de los microorganismos productores de la fermentación láctica deben ser viables y estar presentes en la parte láctea del producto terminado en cantidad mínima de 1 por 107 unidades formadoras de colonias por gramo o mililitro".

Estas bacterias tienen que estar vivas. No obstante, también está el caso del "yogur pasteurizado después de la fermentación" en el que las bacterias no están vivas, pero por una batalla legal que ganó cierta empresa de yogures, pueden seguir llamándose yogur. Son los que se pueden guardar fuera de la nevera y actualmente no tienen demasiada repercusión en el mercado.

Ingredientes del yogurt

El yogur natural tendrá unos 4 gramos de azúcar en el etiquetado nutricional, que son los correspondientes a la lactosa que van utilizando las bacterias como alimento. Es un azúcar naturalmente presente y es correcto.

También puede llevar nata (de hecho, la llevará). Toda la leche se desnata (se homogeneiza) porque las vacas no dan siempre la misma cantidad de grasa (les dio por ser animales y estas cosas pasan), así que se retira la nata y luego se añade la cantidad justa para hacer el yogur.

También está permitido añadir leche en polvo y no pasa nada. Es perfecta también.

Y así, el yogurt natural de toda la vida, es el mejor yogur: Sin más (ni menos) que 10.000.000 de bacterias vivas por gramo y en 125 gramos son un montón.

Las leches fermentadas no son yogurt

En los supermercados hay productos que parecen yogurt, pero no lo son. Entonces: ¿qué estamos comprando? Con la misma forma y tamaño hay leches fermentadas (que no están mal, ¿eh?), pero no son yogur. Esto se puede comprobar al inicio de la lista de ingredientes.

Estas leches fermentadas pueden llevar otras bacterias, por ejemplo, bifidobacterias. Fue un pediatra francés, Henry Tissier, quien vio que los niños con diarrea no tenían en sus heces unas bacterias forma de Y. Por eso las llamó bífidas. En cambio, los niños sanos sí las tenían y propuso que se diera este tipo de bacterias en los casos de niños con diarrea. Así que no, no pone una sonrisa en tu barriga ni hace felices tus mañanas. Al menos no más que el yogur normal.

¿Son saludables los yogures de sabores?

Pueden ser yogur. Normalmente son aromas y colorantes los que consiguen esa sensación de sabor añadiéndose durante el proceso.

Los yogures de sabores se denominan en realidad: yogur aromatizado (normativa) yogur natural al que se han añadido aromas y otros ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes autorizados.

La propia legislación dice que en el etiquetado hay que poner: Yogur o yoghourt sabor a..., seguido del nombre de la fruta o producto al que corresponda el agente aromático utilizado.

No suponen ningún problema siempre que no pienses que llevan fruta de verdad y, sobre todo, si no llevan azúcares añadidos. Un colorante o aroma no aportan nada extra al yogur, el problema viene cuando, además de eso, le ponemos azúcar extra para que esté más dulce. Eso se ve en la etiqueta, más de 4 g de azucares... mal.

Los yogures con fruta natural no son más sanos

Bueno, calma. En el caso de los yogures con frutas, zumos y otros alimentos, la denominación será: Yogur o yoghourt con..., seguida del nombre específico de las frutas, zumos o productos incorporados o el genérico de "frutas" o "zumo de frutas".

¿Cuál es el problema aquí? Que, si añadiéramos fruta, el yogur se estropearía muy pronto. Así que tenemos que recurrir a ingredientes que hagan que la fruta se conserve. ¿Imaginas cuál? ¡eso es! ¡La mermelada! ¿Y que lleva la mermelada? Mitad azúcar mitad fruta.

En estos yogures nos podemos encontrar hasta 14 g de azúcar (¡10 gramos más que el natural!). Debemos dejar que engañarnos pensando que comemos sano cuando elegimos un yogur con frutas. Olvida eso de "ceno un yogur con fruta y ya está", pues 10 gramos de azúcar añadido... Mejor que comida basura es, vaya, pero no te engañes: Si quieres un yogur con fruta, estupendo. Hay que tomar fruta, toda la que puedas, así que coge un yogur natural y añádesela tú. Ese sí es el mejor yogur con fruta.

Ahora ya tienes la información, en tu mano está la decisión.

Novamas » Vida

Publicidad