NovaMás » Cocina

RECETA FÁCIL

Roscos de anís caseros al horno

Aunque lo más habitual es freír las rosquillas, en esta receta los preparamos de forma más saludable.

Roscos de anís caseros al horno

Ángeles Reposteria Creativa Roscos de anís caseros al horno

Publicidad

Los roscos de anís suelen ser muy típicos en Semana Santa, pero lo cierto es que también en Navidad son cada vez más típicos en la bandeja de los polvorones y los turrones.

Aunque se pueden encontrar en todos los supermercados, elaborarlos en casa es tan fácil con esta receta paso a paso, que merece la pena disfrutar de su sabor casero. Además, es ideal para hacerla con los peques de la casa, dada su simplicidad y el entretenimiento que genera siempre amasar con las manos.

Aunque nos podemos ayudar de algún instrumento de cocina para dar a la masa la forma de roscos, en esta ocasión os propongo que lo hagáis con las manos para que cada dulce quede diferente y, así, se aprecie ese aspecto casero que tanto nos gusta.

Cómo preparar roscos de anís, paso a paso

La mayoría de los ingredientes para elaborar esta receta se suelen tener en casa. Lo único que puede faltar es el anís, que en este caso es imprescindible.

Ingredientes

125 ml. de aceite

La ralladura de un limón

70 gr. de azúcar

65 ml. de anís

300 gr. de harina

Azúcar glas para rebozar

Preparación

1. Calentamos el aceite junto con la piel de un limón, sin dejar que llegue a ebullición.

2. Colamos el aceite en un bol y lo dejamos templar.

3. En otro recipiente, integramos el aceite, el anís, el azúcar y la harina.

4. Comenzamos a remover con la ayuda de una cuchara. Luego amasamos con las manos, hasta que la masa forme una bola. (En esta parte del proceso los más pequeños disfrutarán).

5. Para dar la forma de roscos, hacemos bolitas con la masa y, en cada una de ellas, hacemos un agujero en el centro con ayuda del dedo. Con las manos vamos dando una forma redonda.

6. Pasamos los roscos a la bandeja preparada con papel de horno.

7. Horneamos a 180 grados con calor arriba y abajo, unos 20 minutos. Como cada horno es diferente, es importante echar un vistazo para que no se quemen.

8. Dejamos enfriar los roscos sobre una rejilla.

9. Los rebozamos en azúcar glas.

10. ¡Listos para degustar!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Galletas del muñeco de jengibre

Publicidad