NovaMás » Cocina

CURIOSIDAD

Alimentos que comemos en España y que en el resto del mundo son una asquerosidad

Te contamos cuáles son aquellos alimentos que en el resto del mundo son una asquerosidad.

Publicidad

Cada una de las comunidades autónomas de la península ibérica tiene su plato típico. Es imposible no relacionar a Asturias con la fabada, a Galicia con el pulpo, a Valencia con la paella o a Madrid por el cocido madrileño. Sin embargo, a nivel nacional utilizamos una serie de alimentos que pueden resultar de lo más extraño a los turistas.

La cocina española hace un gran énfasis en los alimentos frescos, siendo los mariscos y los productos agrícolas las joyas de la corona. Todos estos elementos se combinan para formar una de las gastronomías más ricas y variadas del globo, pero a su vez provoca que existan ciertas comidas que resultan desagradables para otros países. En el vídeo que podrás reproducir más arriba te contamos cuáles son aquellos alimentos que en el resto del mundo son una asquerosidad.

¿Cuáles son los alimentos que en el extranjero resultan extraños?

Tal y como dice el refrán, “del cerdo, hasta los andares”. Es bien sabido que aprovechamos cada una de las partes del cerdo, de la cabeza a los pies, incluyendo la sangre. Tradicionalmente usamos los huesos para elaborar cocidos; utilizamos las orejas como un plato principal y también las tripas para, por ejemplo, hacer chicharrones o callos. A pesar de que es un manjar para muchos, en el extranjero resulta algo extraño.

La sangre, por otro lado, es algo que tradicionalmente siempre se ha cocinado a la sartén con cebolla o se ha usado para elaborar morcilla. Es un plato que, aunque puede dar impresión, es muy nutritivo.

Entre los alimentos que resultan desagradables en otros países, no podemos no mencionar los caracoles. Su preparación varía en función de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, y lo cierto es que es un alimento beneficioso para los huesos y los dientes.

Las crestas y las patas de gallo son otras de las partes que utilizamos para un gran número de recetas y, sin embargo, a los extranjeros les resulta de lo más curioso. Finalmente, la lengua de vaca, el rabo de toro, las angulas o la tinta que empleamos para cocinar arroz negro, son otras de las comidas que en España consideramos como normales, pero que en otros países son una costumbre rara.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

¿Se puede comer la cabeza del pulpo?

Publicidad