Imagínese estar encerrado durante 7 minutos en el interior de su coche a una temperatura, en el exterior, de 32 grados. Bien, es lo mismo que le ocurrió al perro de esta historia en West Sussex, en Londres.

Darren Marsh fue el hombre que grabó la secuencia y, al mismo tiempo, discriminó a la mujer por lo que acababa de hacer con su perro. "¡Pedazo de mierda¡", le espetó por desentenderse de su mascota de la manera en que lo hizo.

Marsh se encontraba en el interior de su vehículo, con un acompañante, tomándose un helado cuando observaron lo que realmente estaba sucediendo. Ella, le contestó que sólo fueron "7 minutos".

 

"Es como un horno allí, ¿te gustaría que te dejen en un auto por siete minutos?", contestó, enfurecido por lo que acababa de presenciar. Ella insiste en que dejó la ventanilla del vehículo abierta.

Lejos de relajarse, Marsh arremetió contra la mujer con insultos. "Idiota o "mierda, fueron algunos de las descalificaciones. Hasta que, finalmente, concluyó: "Eres cruel con los animales, ni siquiera a mis peores enemigos los trataría de esa manera".