Una vecina de Ourense regala su presupuesto de cafés a un bar que debe cerrar por el coronavirus

Publicidad

Coronavirus Galicia

Una vecina de Ourense deja 30 euros en un bar por los cafés que no tomará ante el cierre por el coronavirus

Una vecina de Ourense deja 30 euros en un bar como gesto solidario. Se trata de su presupuesto para los cafés que no se podrá tomar en el próximo mes, debido al cierre de la hostelería por el coronavirus.

En resumen

Katy Kollarova todavía recuerda con emoción el momento en el que Loly Soto le pagó el último café antes de que se decretase el cierre de la hostelería en ciudades como Ourense para frenar el coronavirus.

La clienta dejó sobre la barra 30 euros de más y explicó su acción: "no es una propina, es un euro por cada café que no me podré tomar este mes. Es mi presupuesto de cafés y como no me los podré tomar aquí, te dejo el dinero" le dijo convencida.

La propietaria del Café Lateral no se podía creer lo que le estaba ocurriendo, incluso rompió a llorar al ver el gesto solidario de una de sus clientas habituales, que quería mostrar así su apoyo al local y, en general, el apoyo a la hostelería por ser uno de los sectores más afectados por la pandemia de coronavirus. "Gestos como este son los que me dan fuerza para seguir adelante y ser optimista. Tengo que reabrir en cuanto pueda, por mi familia y por clientes como Loly" explica Katy.

Jugará a la Lotería de Navidad del bar

Ambas coinciden en que "el principal problema de los contagios no está en los bares" y sí en las personas que no cumplen las normas que dictan las autoridades sanitarias". Loly explica que tomó este lugar como referencia para tomar café por la proximidad a su trabajo y porque allí se sentía segura, al ver como todos los trabajadores y la propietaria velaban por el estricto cumplimiento de las recomendaciones y desinfectaban constantemente el mobiliario del local.

Katy intentó que Loly se guardase los 30 euros, pero ni ella ni sus empleados consiguieron disuadirla de la decisión que tomó "de manera espontánea en ese momento" y de la que no se arrepiente, según sus propias palabras. Así que, para devolverle el gesto, la propietaria decidió regalarle un décimo de lotería de Navidad. La clienta ya avisa de que "si me toca un premio grande, prometo dejar pagados aquí los cafés desde ahorra hasta que cumpla los 65 años". Un gesto solidario que la dueña del bar agradecerá durante mucho tiempo.

Publicidad