En Salamanca ha caído en la tarde de este sábado una fuerte tormenta de granizo. El hielo, de más de dos centímetros de diámetro en algunos casos, ha llegado a romper la luna de algunos coches y a herir en la mano a un conductor. También Valladolid ha sufrido una fuerte tormenta que ha inundando las calles y ha dificultado la conducción.

Otra de las comunidades afectadas es Galicia, donde tres provincias siguen se mantienen en alerta amarilla por tormentas. A lo largo de la tarde se han contado más de 2700 rayos. Esta fuerte actividad eléctrica, sumada a la luvia, el granizo y las fuertes rachas de invento, provocó que la Agencia Estatal de Meteorología mantuviera la alerta naranja toda la tarde, pero por el momento los niveles de intensidad ya se han reducido.