87.999667

Publicidad

En Salamanca

Interponen una demanda contra una residencia universitaria por cobrar la mensualidad durante la crisis del coronavirus

Unos 80 estudiantes han denunciado a una residencia de Salamanca y reclaman la devolución de unos 1.300 euros correspondientes a la fianza y al mes de junio abonado por adelantado.

En resumen
  • Los estudiantes denuncian que no les han dejado entrar en la residencia a recoger sus cosas a no ser que firmen un documento de rescisión del contrato

Las residencias universitarias cerraron sus puertas al inicio de la crisis del coronavirus, provocando un éxodo de estudiantes hacia sus lugares de origen. Cuando tuvieron que marcharse del que había sido su hogar mientras cursaban sus estudios en la universidad, les surgió la siguiente duda: ¿deben pagar el alojamiento en las residencia de estudiantes si no se ha usado durante el confinamiento?

Una residencia universitaria de Salamanca se enfrenta a una demanda colectiva de unos 80 universitarios que reclaman la devolución de la fianza y el pago de la mensualidad del mes de junio, que habían abonado por adelantado, lo que supone un total de 1.300 euros, por no haber hecho uso de sus instalaciones.

Cuando los estudiantes acudieron a esta residencia a recoger sus pertenencias que habían dejado cuando comenzó la crisis del coronavirus, se encontraron con que no les dejaban entrar al interior de la misma, a no ser que firmaran un documento en el que se rescindía el contrato y, en consecuencia, no recibirían ni la fianza ni el mes de junio que ya tenían pagado.

Esto lo ha contado Marian Sánchez, una joven de Lanzarote que estudia Terapia Ocupacional en Salamanca y que se hospeda en esta residencia: "Dejamos en Salamanca toda nuestra ropa, nuestros apuntes, nuestras cosas personales..., pensando que estaríamos dos semanas o un mes como mucho", asegura.

Mikel Cuevas es otro de los estudiantes que se aloja en la mencionada residencia y asegura que han intentado negociar para llegar a un acuerdo y aclarar la situación: "La situación económica de muchas de las familias que vivimos allí no es la mejor". El importe total que acumularía la residencia ascendería hasta los 120.000 euros por unos servicios que no se están ofreciendo.

Publicidad