CAPTABAN MUJERES DE PARAGUAY

Detenidos tres proxenetas que captaban mujeres con falsas promesas de trabajo

La Policía Nacional ha desarticulado una organización de proxenetas y ha detenido a tres personas que, supuestamente, se dedicaban a captar mujeres de Paraguay. Con falsas promesas de trabajo les traían a España para luego obligarlas a ejercer la prostitución.

Publicidad

Esta operación contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual la ha desarrollado la Policía Nacional de Zamora después de que varias víctimas lograran escapar tras varios meses de explotación y una de ellas denunciara el caso en una comisaría de Alicante, según ha informado hoy la policía en un comunicado.

En la operación policial se ha requerido la colaboración de la policía paraguaya, ya que el presunto cabecilla de la red se había desplazado al país sudamericano cuando se inició la investigación, al parecer para captar nuevas mujeres.

Las víctimas llegaban a España tras pactar unas condiciones laborales con un supuesto empresario español, que les aseguraba que asumía los gastos de su viaje, de unos 1.700 euros, que podrían devolver poco a poco cuando empezaran a trabajar.

Sin embargo, una vez en España eran trasladadas a un club de alterne en la provincia de Zamora donde las obligaban a ejercer la prostitución hasta pagar la deuda adquirida, que la organización cifraba en 4.000 euros y no en los 1.700 iniciales.

La investigación comenzó a principios de año tras la denuncia interpuesta por una de las víctimas en Alicante.

Según su declaración, fue captada en su país de origen por una abogada que la ofreció un trabajo en España como camarera de hotel para el que se entrevistó en Paraguay con un supuesto empresario español.

Este le detalló las condiciones del trabajo a realizar y le prometió adelantarle los 1.700 euros del viaje para que luego los pagara poco a poco de su sueldo.

Además, le dijo que la empresa corría con los gastos de su viaje y que luego podría devolver el dinero poco a poco de su propio sueldo.

Después de aceptar, la víctima fue citada en una agencia de viajes de Ciudad del Este (Paraguay), donde conoció a otras tres víctimas y todas ellas recibieron instrucciones precisas sobre cómo debían actuar en los controles de fronteras al entrar en España como turistas, para lo cual les facilitaron también los billetes de avión, dinero y diversa documentación.

Tras llegar a España, en el aeropuerto les esperaba la pareja del empresario que las había contratado y otras dos personas, que las trasladaron hasta un club de alterne de Quiruelas de Vidriales (Zamora) regentado por el empresario y su pareja.

Allí les retiraron la documentación y el dinero y las informaron de que no iban a trabajar como camareras sino a ejercer la prostitución hasta saldar por completo la deuda contraída y les amenazaron con tomar represalias contra sus familias en Paraguay si no lo hacían.

La víctima también aseguró a la policía que en el mencionado club se consumía mucha droga, sobre todo cocaína, que también traían de Paraguay por medio de una chica que la camuflaba en su equipaje.

Las mujeres debían estar disponibles todos los días de la semana, doce horas al día y no podían salir solas del club de alterne en el que eran explotadas y donde vivían, sin percibir ningún dinero por los servicios que realizaban y sin poder utilizar teléfonos móviles.

La operación se ha saldado con la detención de tres personas, entre ellos el hombre y la mujer presuntamente responsables de la organización, que ya han ingresado en prisión.

El local ha sido clausurado temporalmente por orden judicial y también han sido embargadas las cuentas bancarias de los responsables.

Durante el registro del club se intervinieron 2.500 euros en efectivo, varios teléfonos móviles y dispositivos electrónicos de almacenamiento de datos, una pistola detonadora y munición, una pistola eléctrica, un inhibidor de frecuencias y dos machetes.

Publicidad