Dos jóvenes encontraron el cuerpo de Miriam Vallejo en enero con 24 puñaladas en un paraje de Meco donde ella habitualmente paseaba a sus perros.. Los investigadores desde un primer momento pensaron que se trataba de alguien conocido, porque hubo ensañamiento y porque los perros ni ladraron, ni atacaron al agresor.

Los agentes del grupo de homicidios pusieron el foco sobre Sergio, de 29 años, el novio de su amiga y compañera de piso. En su primera declaración ante los investigadores el joven relató que no había salido de casa, que estuvo todo el día jugando a la videoconsola.

Durante estos 8 meses los investigadores han intentado desmontar su coartada hasta que ayer fue detenido en casa de sus padres, en Azuqueca de Henares. Los agentes se incautaron también de material informático, teléfonos móviles y ropa para analizar en el laboratorio por su hubiera restos biológicos de la víctima. Se le requisó también un machete, aunque no fue el arma homicida, un cuchillo que se halló en el cuerpo de Míriam.

Miriam realizó una llamada a las 20.40 y su cuerpo lo encontraron 15 minutos más tarde. Durante ese tiempo la consola del presunto agresor estaba conectada pero no mostraba ninguna actividad. Sergio y su novia cortaron su relación tan solo 6 días después del crimen.

La investigación ha sido muy compleja, han sido interrogados decenas de jóvenes con los que la víctima había contactado en redes sociales.