Coche fúnebre. Coronavirus

Publicidad

Coronavirus

Segovia y Ciudad Real registraron el mayor porcentaje de muertes por coronavirus durante la primera ola de la pandemia

Los datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística permiten ver dónde fue más mortal la primera ola de coronavirus. La Comunidad de Madrid tuvo más muertes en términos absolutos. Castilla-La Mancha en relación a la población. Las provincias más afectadas, Segovia y Ciudad Real.

En resumen

Los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre las causas de muerte durante la primera ola de la pandemia de coronavirus elevan a 45.648 los fallecidos por coronavirus, registrados todos de marzo a mayo y que superan en 18.557 las defunciones computadas por el Ministerio de Sanidad. La estadística publicada distingue los motivos de los 231.014 decesos contabilizados en España entre enero y mayo, y confirma que hasta marzo no se produjeron las primeras muertes por COVID-19 y que abril, con 26.305 casos, fue el mes con mayor mortalidad debido a esta causa, con la curva de la pandemia en lo más alto. Dentro del grupo de enfermedades infecciosas, el coronavirus aparece como la causa de muerte más frecuente, con 32.652 muertos con el virus "identificado" y 13.032 con el virus "sospechoso"; en ese período Sanidad había contabilizado 27.127 fallecidos.

Máxima fiabilidad

El INE considera que estos datos son de la máxima fiabilidad, ya que se obtienen de los certificados médicos de defunción en los cuales se especifica la causa de la muerte. "Estadísticamente no se puede ir más allá", destaca el director general de Productos Estadísticos del INE, Alfredo Cristóbal, porque el certificado es imprescindible para un enterramiento o una incineración y la información que aporta permite una medición "exhaustiva". Es más, añade que la precisión y la calidad de esta estadística es "excelente", hasta el punto de que dentro de Europa no ha habido ningún otro país que a día de hoy haya publicado una información semejante referida al año 2020.

Semana negra entre marzo y abril

La curva de defunciones por COVID-19 arrancó con fuerza en marzo, cuando se decretó el primer estado de alarma, hasta 11.278 casos de virus identificado y 4.147 sospechoso; continuó al alza en abril con 18.178 casos confirmados y 8.127 sospechosos y bajó de forma notable en mayo, con 3.196 muertos confirmados y 758 sospechosos. La "semana negra" fue la del 30 de marzo al 5 de abril, solo siete días en los que el coronavirus determinó 10.664 defunciones. El INE señala además que en la primera ola pereció un millar más de hombres que de mujeres (23.370 hombres frente a 22.314 mujeres) y que los decesos se concentraron en edades avanzadas, con un riesgo de muerte por la COVID-19 mucho más bajo en los menores de 65 años. Fueron 28.444 los decesos contabilizados en hospitales y 13.746 los ocurridos en residencias, mientras que en domicilios particulares fallecieron otras 2.478 personas por coronavirus.

Madrid y Castilla-La Mancha

Por comunidades autónomas, Madrid fue la región con más defunciones en términos absolutos, con 14.718, seguida de Cataluña (10.754) y Castilla-La Mancha (4.897), que registró la tasa más alta de fallecimientos en relación a su número de habitantes. En cuarta posición se situó Castilla y León, con 4.697 muertos, por delante de Andalucía (1.940), la Comunidad Valenciana (1.767), País Vasco (1.687) y Aragón (1.145).

Segovia y Lugo los dos extremos

Por provincias, Segovia, lindante con Madrid, registró en este tiempo 1.456 fallecimientos. Confirmados por coronavirus fueron 361 y sospechosos 292, sumando 653, un 44,85% del total de fallecidos.

La segunda provincia con mayor porcentaje es Ciudad Real. Fallecieron 4.111 personas. Confirmadas con COVID-19 fueron 1.303, sospechosos 440, por lo que suman 1.743, un 42,4% del total.

En el extremo contrario se sitúa Lugo. Registró 2.258 muertes. Confirmados con coronavirus fueron 31, sospechosos, 11. Esas 42 víctimas mortales suponen solo el 1,86% de los fallecidos.

Publicidad