Hepatitis

Dia contra la Hepatitis 2021, ¿por qué se celebra el 28 de julio y cómo son las cifras de mortalidad?

Hoy, 28 de julio de 2021, se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis para concienciar sobre esta enfermedad e impulsar a nivel global iniciativas para frenar la mortalidad de esta afección hepática.

Dia Hepatitis 2021, ¿por qué se celebra el 28 de julio y cómo son las cifras de mortalidad?

Publicidad

La hepatitis es la inflamación del hígado. La enfermedad puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis, una cirrosis o a un cáncer de hígado. Las causas más frecuentes son los virus de la hepatitis, que también pueden deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (alcohol o drogas) o enfermedades autoinmunitarias.

Cada 28 de julio se conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis, declarado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2008, para concienciar sobre las hepatitis víricas e impulsar iniciativas globales que ayudan a contener la enfermedad y reducir su mortalidad. Se escogió esta fecha por ser el día del nacimiento de Baruch Blumberg, doctor que descubrió el virus de la hepatitis B, desarrolló su diagnóstico e inventó la vacuna. Blumberg obtuvo el Premio Nobel de Medicina por sus hallazgos, en 1976.

Hay cinco cepas principales de esta enfermedad: A, B, C, D y E. Las hepatitis B y C son las de mayor causa de muerte al año -1,4 millones de defunciones-, según los datos aportados por la OMS en 2020.

La hepatitis A y la E son causadas por la ingesta de agua o alimentos contaminados. Las B, C y D se producen por el contacto con sustancias corporales infectadas. En dolencias agudas se pueden manifestar algunos síntomas como la ictericia (color amarillento en piel y ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

La OMS informa en su estudio de 2020 que 325 millones de personas tienen hepatitis vírica B y C; al año, mueren 900.000 personas por la tipo B. De los infectados con la cepa B, tan solo el 10% sabe que lo está y de la C, únicamente el 19%. Para frenar esta falta de conocimiento, la OMS invita a ampliar el acceso a las pruebas y a los tratamientos, un diagnóstico temprano puede prevenir los cánceres de hígado y otras dolencias hepáticas graves. No dejar a nadie atrás es uno de los compromisos de la organización para eliminar las hepatitis víricas como problema de la salud pública de aquí a 2030.

Además, proteger a los niños también es un objetivo principal para OMS. Todos los recién nacidos deberían ser vacunados contra la hepatitis B al nacer y recibir posteriormente, al menos, 2 dosis adicionales. Al 42% de los menores se les inyecta la dosis de la vacuna contra la hepatitis B prevista al nacer. Otro de los horizontes en los que más esfuerzos emplea la OMS es en detener la transmisión madre a hijo. Todas las embarazadas deberían someterse a pruebas para detectar la hepatitis B, la infección por el VIH o la sífilis y recibir el tratamiento necesario.

En España, el número de muertes por hepatitis vírica ascendió a 482 en 2019, 85 menos que el año anterior, lo que implica una bajada paulatina. El pico más alto de defunciones por esta enfermedad se dio en el 2009 con 1.067.

Publicidad