Publicidad

Papa Francisco

El Papa pide que cese la violencia en Myanmar: "Yo también me pongo de rodillas"

En Myanmar se han incrementado las represiones contra los manifestantes que rechazan el golpe de Estado del pasado mes de febrero y en tan solo dos días han muerto 94 civiles. Por ello, el Papa ha pedido que "cese la violencia" y "prevalezca el diálogo" ya que "toda violencia es autodestructiva ya que con ella no solo no se gana nada, sino que se pierde mucho y a veces todo".

"También yo me pongo de rodillas en las calles de Myanmar y digo: 'que cese la violencia' yo también estiro mis brazos y digo: 'que prevalezca el diálogo'. La sangre no resuelve nada". Estas han sido las palabras de Francisco durante la audiencia general ha presidido desde la Biblioteca del Palacio Apostólico este miércoles. El Papa ha clamado el "cese de la violencia" y ha lanzado un llamamiento a que se active el diálogo en Myanmar. En el país se han incrementado las represiones contra los manifestantes que rechazan el golpe de Estado del pasado 1 de febrero.

El Papa Francisco ha puesto como ejemplo a Ann Rose Nu Tawng, una monja que arrodillada frente varios policías protegía a niños y residentes de los ataques en Myanmar y que fue convertida en símbolo de paz del país. La ONU ha comunicado que las Fuerzas de Seguridad han asesinado al menos 94 civiles en los últimos dos días.

El Papa también ha hecho pública su preocupación por Paraguay, donde miles de personas han salido a las calles para protestar contra el presidente, Mario Abdo Benítez. La población paraguaya considera que la gestión y coordinación de la crisis sanitaria y económica ha sido mala, y por ello el pontífice ha hecho un llamamiento al "diálogo sincero" para encontrar "las soluciones adecuadas a las actuales dificultades".

El Santo Padre ha informado de que "Las noticias que me llegan de Paraguay me han preocupado. Con la intercesión de la Virgen de los milagros de Cacuté espero que se pueda encontrar un camino de diálogo sincero para hallar soluciones adecuadas a las actuales dificultades y construir la paz tan añorada". Además ha añadido que "toda violencia es autodestructiva ya que con ella no solo no se gana nada, sino que se pierde mucho y a veces todo".

Durante su intervención en la audiencia general, el Papa también ha comunicado que "Espíritu Santo es un regalo de Dios" y ha pedido a los devotos que recen con frecuencia. "Ven, Espíritu Santo. Sin el fuego del Espíritu, la tristeza reemplaza a la alegría, el servicio se convierte en esclavitud y la rutina sustituye al amor", ha finalizado Francisco.

Publicidad